business catalog article new catalog business opportunities finance catalog deposites money catalog making art loan catalog deposits making catalog your home good income catalog outcome issue medicine catalog drugs market catalog money trends self catalog roof repairing market catalog online secure catalog skin tools wedding catalog jewellery newspaper catalog for magazine geo catalog places business catalog design Car catalog and Jips production catalog business ladies catalog cosmetics sector sport catalog and fat burn vat catalog insurance price fitness catalog catalog furniture catalog at home which catalog insurance firms new catalog devoloping technology healthy catalog nutrition dress catalog up company catalog income insurance catalog and life dream catalog home create catalog new business individual catalog loan form cooking catalog ingredients which catalog firms is good choosing catalog most efficient business comment catalog on goods technology catalog business secret catalog of business company catalog redirects credits catalog in business guide catalog for business cheap catalog insurance tips selling catalog abroad protein catalog diets improve catalog your home security catalog importance

Junio 2012 Archives

Francisco Dall'Anese Ruiz. La huella de los zopilotes

| 2 Comments

FRANCISCO J. DALL'ANESE

(1960)

Francisco J. Dall'Anese nació un domingo del mes de marzo del año 1960 en el cantón de Grecia, Alajuela. Realizó los estudios primarios en la escuela Guatemala y la secundaria en el colegio Marista, ambas instituciones de la provincia de Alajuela que fue donde pasó su niñez y adolescencia. Los estudios superiores los culminó en la especialidad de Derecho por la Universidad de Costa Rica. Doctor honóris causa dado en la Universidad Escuela Libre de Derecho, Costa Rica. Entre los años 1983 y 2010 trabajó en el Ministerio Público como agente fiscal del Ministerio Público, juez de instrucción penal, juez superior penal, juez suplente de la sala penal de la Corte Suprema de Justicia y Fiscal General de la República de Costa Rica. En junio del año 2010, el Secretario General de las Naciones Unidas lo nombró comisionado internacional contra la impunidad en Guatemala. Recibió en el año 2005 el Premio Nacional de Valores de Costa Rica, en 2009 el Premio Italia y en el 2010 el rey Juan Carlos I de Borbón le otorgó la Orden al Mérito Civil. Fue profesor en la Escuela Libre de Derecho y de posgrado en administración de justicia de la Universidad Nacional de Costa Rica.

Tiene 26 publicaciones sobre derecho penal, judicial, procesal penal y criminalística.

LO QUE HA ESCRITO FRANCISCO J. DALL'ANESE RUIZ

NOVELA

1. La huella de los zopilotes

La huella de los zopilotes [1] es una novela tradicional, monofónica, perteneciente a las llamadas novelas policiacas. Narrada por un yo, sujeto de la enunciación típicamente omnisciente y que permanece fuera de la historia narrada pero que se mantiene cerca de los personajes y se podría omologar con el personaje Julián Santerra, fiscal general del país llamado Costa Rica y quien lleva a cabo la investigación de un crimen: un uxoricidio, como caso principal pero que durante el esarrollo de la historia también se ocupa de otro caso criminal que es el asesinato del periodista Fabio Alfaro.

La novela se estructura formalmente en un prefacio y ocho capítulos titulados por días y lapsos de tiempo marcados por horas y al final un epílogo.

Julián Santererra se hace acompañar por un fiscal coordinador, Héctor Vargas, típica pareja de las novelas policiacas y su actividad principal se centra en el esclarecimiento de un crimen: la muerte de María Fernanda Zamora por su propio esposo, el defensor público Manolo Araya. Crimen que se conoce desde el inicio de la historia por una llamada anónima de una mujer desconocida, hecha a las dos de la madrugada a Julián y que además le comunicaba que había sido ahorcada y agregó que quiso pedir ayuda a un amigo que se negó. Ese personaje fue quien le comunicó la noticia a esa voz femenina.

De esta manera el lector conoce tanto como el narrador acerca del crimen y con ello la intriga se centra en esclarecer y precisar los detalles del hecho criminal y obtener las pruebas para la inculpación de Manolo. No tanto en buscar un posible criminal como los móviles del mismo y el cadáver probatorio del crimen, más que la misma desaparición de María Fernanda.

Este crimen ocurrió en Costa Rica hace pocos años, para ser preciso en el año 2006 y causó mucho revuelo periodístico por varios motivos. El centro del crimen se ubicaba entre autoridades medulares del poder judicial y los encargados de impartir la justicia. El criminal se llamaba Luis Fernando Burgos y era defensor público y mató a su esposa Maureen Hidalgo Mora, que era autoridad judicial e implicaba también a Zulay Rojas, otra autoridad de la defensoría pública. El tribunal a su cargo, compuesto por tres mujeres impuso una pena a Burgos de 35 años de cárcel y a Zulay, por encubrimiento del crimen de dos años. El primero se suicidó en el baño con una sábana a los dos años de sufrir la pena en La Reforma y la segunda se le concedió la pena condicional que descontó en su casa. Así que los lectores costarricenses conocen al detalle los entretelones de ese crimen y los actores, además de las intrigas amorosas que se ventilaron en la prensa del país. Hoy se puede conocer hasta el detalle los pormenores en internet pues abundan las páginas con el Caso Burgos.

El otro caso, el crimen del periodista, podría ser el asesinato de Ivannia Mora, en el año 2003, una joven periodista que trabajaba para un extranjero en una revista centroamericana de temas económicos y renunció, por razones personales a ese trabajo y decidió trabajar en otra revista de la competencia. Poco tiempo después de tomar esa decisión fue asesinada por sicarios desde una moto. Se acusó al señor Milot, como autor intelectual pero por problemas en la obtención de pruebas se desechó el testimonio del colombiano y la Sala III, declaró inocente no solo al empresario sino a todos los implicados y el crimen quedó impune, hasta hoy. Este caso está más desfigurado en la novela que el primero.

Algunas observaciones previas haremos con respecto a la novela. Primero las llamadas de atención al lector con citas a pie de página. Eso no solo es señal de apelación al lector sino que deja ver un escaso conocimiento de la naturaleza de la obra literaria. Ella es esencialmente ficticia y crea su propio mundo a partir de realidades contextuales concretas pero las creadas son imaginarias por más que se parezcan a las referenciadas. Por ello también sale sobrando la nota que se coloca al final del libro que explicita la ficción de los personajes y los hechos narrados. Un ejemplo de esto se da en la pág. 21, cuando se explica el término uxoricidio. Puede incurrir en errores tales como ubicar el restaurante La casona del cerdo en Río Segundo cuando se ubica en San Joaquín de Flores (p. 188) y confundir a San Benito con un santo diferente que llama San Benedicto. Conocemos papas con ese nombre y hasta antipapas pero santos con los atributos del abad San Benito no. La otra observación es la existencia en el texto de errores ortográficos simples, tildes como rió en vez de rio (p. 248) Y por último y quizás la más importante, confundir el verosímil del discurso literario con el real concreto biográfico, geográfico y hasta educativo. El narrador se toma libertades para dar largas explicaciones educativas como lo hace en la página 208 con nombres de juristas nacionales. Casi se convierte en profesor y deja su papel de investigador. Es el típico narrador maestro que utiliza el discurso narrativo para dar lecciones y dejar patente sus conocimientos profesionales. Esto ocurre con frecuencia en la novela y distrae la atención del lector con exposiciones inoportunas.

La novela se inicia con una situación inicial en España, en una visita de Julián con Héctor con un pretexto un tanto injustificado pero que le permite insertar la historia del crimen en una historia maravillosa mayor. Así lo importante de esa visita se centra en el mago que hace sus actos en la plaza y la mujer que encuentran a la entrada del ascensor del hotel. Estas señales sorprendentes de conocimiento de ellos por parte de ambos personajes le permite dejar en suspenso la curiosidad del lector para retomarlo después como un caso de realismo maravilloso relacionado con San Benito, un monje en Guatemala y el final de la novela cuando se deja ver el triunfo del bien sobre el mal, en un acto que más da risa que otra cosa. No logra con la llamada Secta y El Padre como jefe, impactar al lector y menos develar un mundo delictivo mafioso detrás de esa máscara organizativa. Es quizás de lo malo de la novela, lo peor tratado.

De tal manera que la novela desencanta y no pasa de ser una narración policiaca de un crimen, la descripción de una serie de intrigas amorosas, celos, amantes, y bajonazos de piso, envidias, ansias de poder y delincuencia común judicial donde se devela lo que todos conocemos, la corrupción de los encargados de impartir justicia pero se queda en lo superficial. Si el lector esperaba encontrarse con la visión de un mundo oculto, privado, organizado detrás del crimen y su administración jurídica, pues no ocurre así. Un caso de crimen femenino, de violencia doméstica que impactó a nuestra sociedad, no sirvió para develar ese problema de género que subyace en nuestras sociedades machistas criminales. Tampoco se pone al descubierto los entretelones de la corrupción profunda entre el poder político y el económico y su relación con las organizaciones del hampa en las diferentes manifestaciones, blanqueo de capitales, narcotráfico y otras ramificaciones internacionales y criollas. En otras palabras detrás del discurso policiaco la novela no descubre nada. Es para nuestro juicio, el entretenido examen discursivo de un caso criminal de mucho relieve ocurrido en nuestro país hace pocos años y nada más.



[1]
Dall'Anese Ruiz, J. Francisco. La huella de los zopilotes. Ed. Santillana S. A. Alfaguara, Guatemala, 2012.

NOVELAS ESCRITAS EN EL AÑO 2012-06-16

 

En lo que llevamos del año 2012 se han escrito y publicado 7 novelas en Costa Rica y por autores también costarricenses, cuatro por mujeres y tres por hombres. Esto es un buen augurio para nuestras letras, tanto en cantidad como en calidad literaria. Éste será un buen año para la literatura nacional y no hacemos la lista de libros de otros géneros como poesía, cuento y teatro que agrandaría considerablemente la lista. Será, sin duda un trabajo muy difícil y complejo para el jurado de los Premios Nacionales, escoger los ganadores.

 

1.       Padre nuestro ya no estás en los cielos. Ana Ossenbach. Ed. Nacascolo.

2.       Ver Barcelona. Dorelia Barahona. Ed. Uruk Editores

 

3.       Mario Sánchez Molina. ¿Por qué Dios dispuso que las putas entraran de primeras al reino de los cielos? Ed. privada

4.       Las Posesiones. Carlos Alvarado Quesada. Uruk Editores

5.       Francisco J.  Dall'Anesse. Las huellas de los zopilotes. Ed.  Alfaguara

 

 Francisco Dall'Anese: La huella de los zopilotes

6.       María Bonilla Picado, Augustine. Ed. U, C. R.

 

7.       Paricia Rothe. Mejor bruja que mujer. Ed. U. C. R.

MEJOR BRUJA QUE MUJER

8.       Guillermo Fernández...............Uruk Editores... (Habrá que esperar)

9.       Santiago Porras...........................Uruk Editores (Habrá que esperar)

Powered by Movable Type 4.23-en

About this Archive

This page is an archive of entries from Junio 2012 listed from newest to oldest.

Abril 2012 is the previous archive.

Julio 2012 is the next archive.

Find recent content on the main index or look in the archives to find all content.