business catalog article new catalog business opportunities finance catalog deposites money catalog making art loan catalog deposits making catalog your home good income catalog outcome issue medicine catalog drugs market catalog money trends self catalog roof repairing market catalog online secure catalog skin tools wedding catalog jewellery newspaper catalog for magazine geo catalog places business catalog design Car catalog and Jips production catalog business ladies catalog cosmetics sector sport catalog and fat burn vat catalog insurance price fitness catalog catalog furniture catalog at home which catalog insurance firms new catalog devoloping technology healthy catalog nutrition dress catalog up company catalog income insurance catalog and life dream catalog home create catalog new business individual catalog loan form cooking catalog ingredients which catalog firms is good choosing catalog most efficient business comment catalog on goods technology catalog business secret catalog of business company catalog redirects credits catalog in business guide catalog for business cheap catalog insurance tips selling catalog abroad protein catalog diets improve catalog your home security catalog importance

Recently in Pensamientos Category

Benedicto Víquez Guzmán: La obra escrita de Omar Dengo Maison. Pensamientos.

| No Comments
4. PENSAMIENTOS

 

 

Son textos cortos con las meditaciones del autor, sus frases preferidas, sus deseos, sus proyectos de vida y visiones de mundo.

 

PENSAMIENTOS1

 

  

Claro es que siempre son fecundos los Escrúpulos y que cuanto más delicados sean tanto más pródigos en bien serán; pero hay que adquirir la disciplina de no dejarlos convertirse en obstáculos para llevar adelante las decisiones de la conciencia.

 

* * *

 

¡Ah, cuando oigo tanto prejuicio en materia de educación, me acuerdo de que tengo en la gloria un antepasado ilustre, del cual soy el último descendiente y me dan a ratos deseos de alzar la mano y alargar el brazo para coger aunque sea por el extremo del asta la lanza que él manejó en este mundo, y arremeter contra tanto molino de viento que da vueltas y revueltas a sus aspas en esta llanura pedagógica.

 

* * *

 

La alegría es para todo hombre de acción una fuente de virtud.

 

* * *

Fabre, aquel viejecito observador de los insectos, que fue un genio en el campo de la observación.

 

* * *

 

No hay que imaginar que el universo tiene más interés en un hombre que un árbol.

 

* * *

 

Si el espíritu no se derrama en el tiempo, éste no tiene sentido, es simplemente duración, es como el espacio; el espacio sin el árbol, sin la montaña es el vacío: así el tiempo, sino está lleno con el espíritu es la duración, no es la eternidad, ni mucho menos la inmortalidad.

 

* * *

 

De las fuerzas que constituyen la esencia del espíritu de servicio, de ello es de lo que debe vivir la Escuela, si quiere adquirir la permanencia de un ideal.

 

La recompensa está en el servicio mismo: por la alegría de servir, y por la posibilidad de abrir el espíritu hacia más grandes probabilidades de servicio que uno puede ir cultivando en el lotecito de ensueño que le tocó en esta vida.

 

* * *

 

Ciertas zonas oscuras de nuestro ser, se iluminan completamente cuando nos dejamos poseer siquiera por un pequeño sentimiento de admiración para algo o para alguien. En nuestro país y en esta hora, es esencialmente preciso exaltar todos los sentimientos que en alguna forma participen del sentimiento de admiración.

 

* * *

 

Hay un efectivo valor espiritual en admirar los méritos ajenos, especialmente cuando no los poseemos.

 

* * *

 

De los problemas de la Escuelas hay que hablar con los alumnos ampliamente. La escuela es un centro de actividad y de experiencia en el cual pasamos buena parte de la vida; y es bueno que defina claramente su comprensión de la vida de los alumnos.

 

* * *

 

La Escuela es una casa de familia en la cual debemos compartir como el pan, las alegrías y los dolores.

 

* * *

 

En parte he dejado de hacer tales comentarios procediendo con cierta fidelidad en esta manera de entender la educación: que el alumno se mueva por su cuenta; que no haya que estar insistiendo acerca de ciertas normas de su conducta: a la mayor parte de los alumnos quiero dejarlos en paz; en la paz de que o se les está vigilando su conducta. Los verdaderos caminos los descubre o reconoce uno mismo: los otros lo que hacen es indicar la dirección de las rutas, pero los verdaderos caminos los encuentra uno; y nadie sino uno solo puede recorrerlos: ni aún dándonos la mano, como pasa con el ciego, el cual no porque se le lleve de la mano tiene conciencia de por dónde pasa.

 

* * *

 

Nosotros no necesitamos soldados que se le enfrenten a un buque de guerra americano, sino ciudadanos que se le enfrenten al porvenir de la Nación con sus virtudes y su preparación, mujeres que sean garantía del porvenir de Costa Rica.

 

* * *

 

¿Hombres prácticos? Sí, está bien. Pero ¿qué es ser práctico? Porque el mal de este país es haber hecho hombres prácticos, demasiado prácticos, tanto que ya solo comprenden sus propios intereses; tan prácticos que los más altos intereses de la Nación, guiados por su excesivo practicismo, los han convertido en negocios, y algunos de ellos impúdicos.

 

* * *

 

¡Lo que ha construido la civilización en el mundo son los ideales!

 

* * *

 

A mucha gente lo que le perdería no es que abandone sus creencias, sino que fueran consecuentes con sus ideas religiosas.

 

* * *

 

La misión de la Escuela es presentar a los alumnos una gran cantidad de oportunidades de acción.

 

En la más modesta actividad de la Escuela el alumno tiene la oportunidad de hacer su propia educación.

 

* * *

 

Entendamos que raza como civilización no es desatada legión de odios, sino camino de fraternidad. Tal es el concepto que contemplamos aclararse en la afirmación de las voces privilegiadas del Continente. Y en el mensaje que Gabriela Mistral lleva a Méjico, la lira, más que exaltar futuras epopeyas, sin renunciarlas, anuncia dulces evangelios.

 

* * *

 

Estoy seguro de que si pensáramos en convertir la Escuela, por medio de los jóvenes, en una síntesis fundamental de los hálitos de grandeza del país, y así del Continente, aquella síntesis se produciría no muy  tarde, con la rutilante belleza de la roca que, acumulando energías, florece en esmeraldas.

 

* * *

 

La fiesta de la Raza, señores, interpretaría a maravilla las intuiciones de la raza, si contribuyera a fortalecer e iluminar la conciencia de los deberes que nos reclaman las preocupaciones juveniles. Ellas están consagradas a ser, de preferencia en los maestros, el instrumento de de expresión, en las visiones de la Historia, de los dones del espíritu humano, en lo que tiene de eterno. No hay problema del país que se pueda resolver sabiamente en ausencia de la capacitación de la juventud.

 

* * *

 

En América la Escuela confronta una tarea caupolicánica: la de tender, enclavados en el Ande, erguidos como la lanza del Quijote, amamantados de gloria por los senos de dos océanos, los sillares de una civilización nueva y  mejor. ¡Al evocarla, recordemos que el genio de la raza, sentirá traicionada su virtud mesiánica, mientras las escorias de una ruina le brinden sustento a los depositarios, propios y extraños, de que América se avergüenza!

 

* * *

 

El sendero que el maestro sigue en su formación, y el que el niño ha de seguir a través de la escuela y de su vida, al cabo se identifican en un solo camino de ruina o de triunfo. Y el sendero del maestro, tanto como el del niño, está trazado sobre sutiles líneas y delicadísimos cimientos.

 

* * *

 

No hay educación posible si no está destinada al cumplimiento de los deberes humanos, en la más comprensiva acepción de la palabra. Es decir, a preparar al hombre para el cumplimiento de sus deberes en el campo que cada cual deba cultivar particularmente y prepararlo para la siembra, el cultivo y la recolección, en el inmenso lote de actividades y aspiraciones que el conjunto como conjunto le corresponde.

 

* * *

 

Opinar, pues, y prodigar alfalfa de opiniones a la veracidad aborregada de la callejera opinión, que hartándose de luz querrá devorar estrellas y aprenderá a comer margaritas.

 

* * *

 

Vivimos en un país todavía instintivo, con algo d horda, donde es imperioso aprender a pensar, cumplir "el deber de ser inteligentes".

 

* * *

 

Para hablar en público, cuando falta la convicción, falta todo.

 

Nadie como quien trabaja en las aulas sabe cómo, para dar ejemplo a los menores, hay que vivir arrancándose, con garfios, de la carne flaca, las lacras que estorban el paso de la luz.

* * *

 

Opinar, en cierto sentido, esto es la civilización. Un conjunto de opiniones: esto es su historia. Opinar y enseñar a opinar tal es la función de la Escuela, de la Iglesia, de la Ciencia.

 

* * *

 

La democracia nuestra es de las que reclaman para su boca procaz, el freno de oro de la cultura, que decía Lugones; Es una pobre democracia que alquila las ideas para disfrazar su instinto, grotescamente traducido en una tendencia igualitaria cuya norma de nivelación es la altura imperceptible de la medianía, Su historia la impulsa a ser representada por Poderes Públicos en que aparecen redivivos la ambición del cacique y el despotismo del virrey.

 

* **

 

Hombre del campo y del taller, hermano del arado y del martillo: sabes sonreír ante las amenazas de la fatiga y desdeñar las iras del cansancio, aprende también a sonreír con la meditación, lévala a tu lado e invítala a las gratas fiestas del amor en que repartes caricias a tu compañera y a tus hijos; hazlo cuando el amanecer alegra la tierra la tierra, o cuando  al despedirse el sol de los hombres, das tu adiós cariñoso a las herramientas que te ayudaron a trabajar. Estas incansables herramientas que saben la historia de tu vida y escriben la de tu alma en todas partes, serán más aptas para construirse el porvenir cuando la meditación te dé sus consejos.

 

* * *

 

No, -y esto no es un reproche, ni pretende expresar la voz de un mentor-, usted y todos estos nuevos y sanos jóvenes, deben estar fraternalmente unidos para la obra a que los llame el destino, así sea -¡y bienvenida!- la de esparcir al viento las cenizas de quienes hemos amado en ustedes a la indomable esperanza. Si fecundatur optime: y ¡sembrar el campo!

 

 

* * *

 

No le tema a su juventud. Al contrario, ¡ámela! Es privilegio divino. Incurrirá en errores, sin duda, pero con tiempo al frente para rectificarlos. Ni tema que se piense que usted se propone causar asombro con novedades. Sería mil veces peor que se pensara que usted renuncia a la novedad por respeto a la rutina. Acaso siempre convendría regir las exageraciones, pero ellas mismas son preferibles a la insinceridad y a la inacción.

 

 

* * *

 

¡Es tan dura a ratos esta lucha con las gentes que dependen de las circunstancias! Pero nosotros tenemos en cierto modo la obligación de colocarnos por encima de las dificultades a cambio de contribuir en nosotros y fuera de nosotros al desarrollo de las fuerzas superiores de que dependen los  intereses permanentes.

 

 

* * *

 

De estrella o de barro, de carne o de lirio, la mujer es sagrada.

 

* * *

 

 

En la mujer hasta la ironía es sonrisa.

 

* * *

 

Hay que reflexionar un momento acerca de los hombres que pretenden colocarse "más allá del bien y el mal".

 

Generalmente solo consiguen colocarse más allá del bien, y cuando se les busca en el mal o en el Infrabien...

                                                                                                     1923

 

* * *

 

 

Lo más difícil de aprender en la vida es el dominio de sí.

 

* * *

 

 

La bondad es una fuerza invencible.

 

* * *

 

La sinceridad es fruto del jardín de Hespérides; no se encuentra en los jardines por donde pasamos todos los días.

 

* * *

 

 

Es muy difícil ser conscientemente sinceros; a veces somos sinceramente falsos.

 

 

* * *

 

Las cosas, como los espejos de los magos de Tesalia, revelan todos los enigmas. Esta ánfora que acoge las rosas, afirma un verbo profundo. Nada sabe de ellas, sino que limitan su callada existencia. Ignora que vierten sobre ella un perfume. Y así ignorante, envuelta en aromas, esta ánfora vive porque hay rosas, y para ellas, al reposar, perfumen tu meditación. ¡Qué noble menester: llevar en alto las rosas!

 

* * *

 

Como una tela de araña se trama y entreteje esta conversación. Los hilos salen de un centro, hacia todas las direcciones pero sobre un plano. Pasan a su través las ideas y dejan allí suspendida una música. Es mi presa, y también la tuya Tú y yo nos alimentamos de insectos maravillosos que arrastra el viento... Solo que sueles  extender la tela de frente a un rumbo y éste limita la fecunda asechanza.

 

Conviene dotarla de un amor y de un sentido de esfericidad... Si llegara a enredarse en su tela alguna estrella, tendrías un hermoso festín.

 

* * *

 

¡Espejos mágicos! Aprende a mirar en ellos. El hombre de quien voy a hablarte, no supo hacerlo. Largas las horas, las pasaba ante un espejo de antaño, en el afán de obtener una revelación. A este hombre le inquietaba profundamente su porvenir.

 

-           Quiero saber cómo viviré mañana.

 

Al cabo vio. Vio su vida, durante un día, veinte años más tarde. Los veinte años, tan solo habían acercado su muerte. La visión lo enloquecía. No pudo comprender que el espejo e hubiese anticipado tantos sucesos, y en los días que vinieron erró por la ciudad repitiendo enronquecido: "He roto el Tiempo, he roto el Tiempo".

 

* * *

 

Ruega por este hombre loco, caballero de una audacia. Ruega para que sea leve el apocamiento de su razón y no perturbe a las gentes, ni éstas, en cambio, lo persigan ni torturen. Si lo recluyen, privan a los preocupados de la contemplación de una bella locura.

 

 

* * *

 

Ruega devotamente. En la plegaria beben los corazones un invisible aceite que redime. Lámparas sin aceite son las almas que no ruegan, y así, nada tienen en común con la estrella. En los cadáveres de las mariposas hay un trofeo perdido para la gloria de las almas pobres en recogimiento yen oración.

 

* * *

En la primavera todo renace: hasta en cada persona y en cada afecto hay una transformación.

 

* * *

 

Las cosas más profundas de este mundo se han dicho con los ojos.

 

* * *

 

El maestro no es un mago que pueda transformas por la sola virtud de su palabra.

 

* * *

 

¡Qué fácil es perdonar cuando se tiene el poder en las manos!

 

* * *

 

La escuela es un foco de luz que esparce rayos de fe, claridad y amor.

 

 

* * *

 

Los maestros trabajamos en esta seda impalpable de las almas de los niños; si se rompe un hilo queda una rotura por la que se escapará hasta el derroche, la luz que conducía.

 

* * *

 

La alegría es para todo hombre de acción una fuente de virtud.

 

* * *

 

No hay que imaginar que el Universo tiene más interés en un hombre que en un árbol.

 

El Universo tiene interés en todo su conjunto.

Benedicto Víquez Guzmán: La obra escrita de Omar Dengo Maison. Pensamientos.

| No Comments

* * *

 

 

Es muy difícil ser conscientemente sinceros; a veces somos sinceramente falsos.

 

 

* * *

 

 Las cosas, como los espejos de los magos de Tesalia, revelan todos los enigmas. Esta ánfora que acoge las rosas, afirma un verbo profundo. Nada sabe de ellas, sino que limitan su callada existencia. Ignora que vierten sobre ella un perfume. Y así ignorante, envuelta en aromas, esta ánfora vive porque hay rosas, y para ellas, al reposar, perfumen tu meditación. ¡Qué noble menester: llevar en alto las rosas!

 

* * *

 

Como una tela de araña se trama y entreteje esta conversación. Los hilos salen de un centro, hacia todas las direcciones pero sobre un plano. Pasan a su través las ideas y dejan allí suspendida una música. Es mi presa, y también la tuya Tú y yo nos alimentamos de insectos maravillosos que arrastra el viento...Solo que sueles  extender la tela de frente a un rumbo y éste limita la fecunda asechanza.

 

Conviene dotarla de un amor y de un sentido de esfericidad... Si llegara a enredarse en su tela alguna estrella, tendrías un hermoso festín.

 

* * *

 

¡Espejos mágicos! Aprende a mirar en ellos. El hombre de quien voy a hablarte, no supo hacerlo. Largas las horas, las pasaba ante un espejo de antaño, en el afán de obtener una revelación. A este hombre le inquietaba profundamente su porvenir.

 

-           Quiero saber cómo viviré mañana.

 

Al cabo vio. Vio su vida, durante un día, veinte años más tarde. Los veinte años, tan solo habían acercado su muerte. La visión lo enloquecía. No pudo comprender que el espejo e hubiese anticipado tantos sucesos, y en los días que vinieron erró por la ciudad repitiendo enronquecido: "He roto el Tiempo, he roto el Tiempo".

 

* * *

 

Ruega por este hombre loco, caballero de una audacia. Ruega para que sea leve el apocamiento de su razón y no perturbe a las gentes, ni éstas, en cambio, lo persigan ni torturen. Si lo recluyen, privan a los preocupados de la contemplación de una bella locura.

 

 

* * *

 

Ruega devotamente. En la plegaria beben los corazones un invisible aceite que redime. Lámparas sin aceite son las almas que no ruegan, y así, nada tienen en común con la estrella. En los cadáveres de las mariposas hay un trofeo perdido para la gloria de las almas pobres en recogimiento yen oración.

 

 

* * *

 

INQUIETUD FILOSÓFICA

 

 

La inquietud es el principio de la filosofía.

 

En filosofía, como en ciencias, la época aconseja ¡prudencia! Tantos cambios, tantas y tan vastas inquietudes, ¡tanto nuevo esfuerzo de creación! Pensar, pensar sin excederse, sin descuidar la significación de ningún valor, sin caer en el riesgo de prematuras generalizaciones: tal pudiera ser el consejo aprovechable, ya que la época, como tierra en Primavera, se cubre de renuevos. Hay quien desconfía de la ciencia, precisamente en los días en que más progresos ha conquistado. Hay quien anuncia el resurgimiento de la Metafísica, precisamente cuando se creía que el bello cisne había dado toda la gloria de su canción única. Hay quien mira una transformación en el seno de las religiones. Hay pretende que la nueva filosofía tenga el sentido de una nueva sabiduría, es decir que entrañe una vital actitud del espíritu por sobre las síntesis y los conocimientos. Hay quien espere fervoroso el renacer de antiguos cultos y rituales. Cambios en las Bellas Artes, como en la Política; cambios en todo, agitados y fecundos. Y el hombre, el mismo hombre de siempre, lanzándose como tantos infortunados aviadores, tras el abismo y tras la gloria, y perdiéndose trágicamente en el espacio, del cielo o del espíritu, mientras cielo y océano siguen dando su infinita lección de permanencia.

 

De cera como las de Ícaro, -alas de leyenda y de filosofía- parecen ser también las fuertes alas de acero del avión...

 
DIOS ES EL DON

 

 

No me crea maestro, ni guía: no soy más que un hombre que aspira a ser bueno. Si algo doy a los demás, ello es la obra de mi deseo de dar. Sigo creyendo que ésa es una firme manera de perfeccionarse. Y luego, es tan consolador y tan bello pensar que podría tener uno en este mundo el mismo sentido que una humilde de flor. A veces se me ocurre que todo el Universo no expresa una sencilla aspiración: dar. Dios es el Don.

 

Tenemos la humana pretensión de ser superiores a las cosas: La Naturaleza no es individualista, mira conjuntos. Solo la vanidad humana nos hace creer que nosotros y solo nosotros somos los reyes de la tierra. No hay que imaginar que el Universo tiene interés en todo su conjunto. En el Universo no hay más rey que Dios.

 

Ciertamente Dios no necesita de altares, pero los hombres sí necesitan de ellos. Y es para éstos, para los hombres, para quienes se rigen templos, acaso, por cierto, porque han olvidado, o porque no siempre pueden comprender que, según evangélicas palabras, repetidas por Novalis, ellos mismos son templos.

 

 

INSTRUCCIÓN  MORAL1

 

 

Acerca de la situación de ánimo en que lo colocan las discusiones de que me habla, creo que significan para usted una buena ocasión de ejercitarse en la adquisición de una disciplina que importa mucho desenvolver en la vida: la de habituarse a oír con calma las opiniones que nos contrarían. Además, esas discusiones le dan a usted ocasión de conocer con algún detenimiento, aunque fragmentaria y casi rudimentariamente, la opinión opuesta a la de usted, con lo que puede perfeccionar la suya. La mía coincide con la de usted en buena parte y también por fortuna es la más generalizada en este momento entre los educadores y pedagogos. A la instrucción moral no se le niega valor, sino que se le subordina hasta convertirla en un instrumento indispensable de educación moral. Por supuesto que cuando se dice instrucción moral no se piensa en el carreño de su amigo, ni en aquellas lecciones que deforman la vida y la obra de los grandes hombres con anécdotas y moralejas de un pobre sentido interno y sin relación con las inmediatas realidades de la vida diaria.

 

 

LA MUERTE

 

 

Creo que, a pesar de tosas las apariencias, la muerte obedece a razones que nunca entrañan injusticia. Nos llena de angustia y de pavor también, hasta desesperarnos a veces, pero no porque en sí lleve crueldad ni sea arbitraria, sino porque no hemos aprendido a verla en aquel profundo sentido en el cual ella es apenas cambio de forma de vida. Como usted ve, hablo desde un punto de vista que supone, como fundamento, la afirmación de que hay algo en el hombre que no muere nunca, que progresa siempre y que necesita pasar a través de una extensa serie de transformaciones para  alcanzar a manifestarse de la manera superior a que está destinado

 

LA VIDA

 

EL VUELO

 

Una ala que se rompe, vencida por la violencia del vuelo o la traición del choque, quiebra un esfuerzo más profundamente grato a la Vida, que todos los afanes de una dialéctica por interpretarla. Con solo que el vuelo llevara al nido una paja o una frutilla, es mucho más dolorosa para la Vida su interrupción, que la muerte de un hombre, o de un sistema de ideas. Con solo que el vuelo llevara un canto...

 

¿Cuándo una idea que se rompa las alas en el vuelo, hará sentir su ausencia en el nido, en la colmena, en el manantial?

 

 

EVOLUCIÓN

 

 

La evolución no es de una sola cosa, es simultáneamente de varias: materia, forma, vida y conciencia. La materia dando forma, la forma dando vida, la vida dando evoluciones que hacen aparecer al espíritu dando luz.

 

Dos leyes fundamentales gobiernan el desarrollo de las sociedades: una de asimilación evolutiva; otra de progresiva diferenciación. La primera tiende a destruir la influencia de los egoísmos y a nulificar la acción de las impulsiones atávicas que siembran mojones de piedra entre un pueblo y otro y a las veces los colocan frente a frente, en el campo de batalla, a darle vida a la más horrenda tragedia de que pueda tenerse noción. La segunda realiza sin cesar la liberación del individuo, el perfeccionamiento gradual de su conciencia, de modo que día tras día alcance mayor dominio sobre las rebeldías de la naturaleza; de modo que hoy cautive el rayo, que mañana encarcele el mar y recorra sus grutas milenarias; que después atraviese los aires con arrogancia de águila inmensa, que esclavice por fin el universo entero y repose en la contemplación del eterno desfile de los astros, jamás interrumpido por las pasiones del huracán ni por el egoísmo de las tormentas.

 

La primera tiende a convertir la Humanidad en un solo pueblo hermano; la segunda se propone producir un hombre superior digno de habitarlo.

 

La tierra también ha resucitado en estos días y es promesa. Las fuerzas de la vida renacen estremecidas y recorren los espacios y todo abre una nueva alegría bajo las auroras. Todo renace con esta agua de la primavera. Su propia juventud renace agitada por estas fuerzas invisibles y eternas. Abran sus corazones, abran su entendimiento y sean flor y espiga en los surcos de la tierra y aprisiones en ella el anhelo de una nueva esperanza para los hombres.

 

 
LA SERPIENTE

 

 

Un día, por abrir uno de los hoyos en que plantaba almáciga, desenterré con la punta del cuchillo una serpiente que dormía.

 

¿Qué te hace pensar este suceso?

 

Piensa en el sueño de la serpiente allí donde luego surgió la planta. Yo habría querido ser encantador para encantarla. Imagina que hubiera quedado erecta, rígida, e modo que los tallos hubiesen subido a lo largo de su cuerpo y florecido sobre su cabeza. Y que al abrirse la primera flor, roto el encanto, hubiese despertado la serpiente. Habría tenido la ilusión de que la flor brotaba de su sueño.1

 

 

LA VOZ DE LAS LECHUZAS

 

 

En aquella acalorada discusión ninguna voz sobresalía tanto como la de las lechuzas. Ellas eran las más empeñadas en negar las glorias y el poderío del sol. Alguna llegó hasta obstinarse en afirmar que el Sol no existía. En vano insistía el águila en revertir de majestuosa elocuencia su principal argumento: era gracias al Sol que ella sentía la presencia de una meta en lo infinito...Por eso desplegaba las alas, por eso encontraba, en cada vuelo, que había un  nuevo Azul más allá, y más allá.

 

La intervención del cóndor renovó el entusiasmo de las lechuzas. Era un cóndor ciego, no por ser cóndor menos ciego que un topo.

 

Él también discutía la grandeza del Sol.

 

El águila prefirió callar convencida de que no la comprendían, en tanto que las lechuzas, que ahora opinaban como cóndores, la colmaban de denuestos y la ensordecían con sus gritos.

 

Hizo bien, pues, en levantar el vuelo y alejarse de ahí bajo el resplandor de sus alas bañadas en la gloria del Sol.

 
ORACIÓN

 

 

Siento que estas horas sagradas se deslizan en un plano superior a mi vida, sobre la mente, sobre el corazón, sobre los hombros, sobre las cosas... Son como una ola d solemne quietud, que fuese envolviéndome, sutilizado a su contacto, en celestiales claridades.

 

Siento una majestuosa ascensión de mi ser, un sopor mirífico, un sueño...

 

Siento que hay en mi alma silenciosa grandeza, un amor y una gloria. Siento que luchan para desprenderse de mi carne, de mi pasión, de mi apetito, en ímpetu tan sutilmente de lira que se estremece... No la sensación de las alas que se abren vigorosas. ¡No, Dios mío! Todo calladamente, todo delicado. Impulso hay en mí de cerrar los ojos y, juntas las manos sobre el pecho, ascender por el aire hasta la Luz...

 

¡Ruego por los hombres! Para que las naciones en guerra se arrodillen sobre las armas. Para que un ritmo profundo de corazones, suceda al estruendo de las metrallas... ¡Incienso de plegarias llene el espacio que enrojecieron las llamas!

 

Ruego para que el hombre se recoja en sí mismo, y nada fuera de él exista... ¡Nada que no sea el silencio, nada que no sea el tiempo, y el espacio, y el alma, y Dios!

 

¡Que desaparezca el mundo dentro del corazón del hombre! ¡Y sea la hora de la Suprema Paz!

 

Campanas, campanas de la tierra que renováis el recuerdo de la vida... ¡Campanas, dolientes campanas, no turbéis mi contemplación! Ante mí está Jesús, el Maestro. ¡Bien amado el Maestro! ¡Bien amada su eterna palabra!

 

Fuiste la verdad, serás la Verdad, ¡oh mi Maestro! ¡Eres la Verdad, serás la Verdad y ante ella el hombre es Genio, Santo, Héroe, Profeta Creador! Levántate y anda, ¡oh hombre!... Y a mí permíteme, Maestro Amado, que me levante y vaya por los caminos del mundo, seguido de los hombres, con el corazón abierto como una estrella: Caballero de Dios con la misión del milagro, por los siglos de los siglos... Amén

 

 

REFLEXIONES

 

 

Esto de que un día una idea que habíamos amado profundamente, se aleje de pronto de nosotros, y quizás para siempre, es tan cruel como si la idea fuese una mujer. La experiencia es frecuente en la vida del hombre de estudio, mas no se presenta siempre, por fortuna, con caracteres de tragedia. Antes bien, suele acontecer que se sienta la alegría de abandonar una idea que nos seduce. Pero cuando la idea se va como a pesar nuestro, y se esfuerza por no hacerlo, y parte, al fin, manifestándonos su dolor y dejándonos su última luz, entonces sufrimos horriblemente. ¡Es horrible en realidad mirar a una idea que hemos amado, ensangrentada por la garra de nuestro propio pensamiento!. Y sentir que mientras hay algo en nosotros que ansía conservarla, que la ama todavía, que pone ternura en el adiós  inevitable, hay algo también que nos impone con severidad quemante el deber de separarnos bruscamente.

 

Mientras tanto, en la cámara, elegante, fría de mármoles, serenamente iluminada, la otra idea nos espera. Hace alarde a nuestra llegada de cierto imperio, como que sabe que la aceptaremos sin poder evitarlo, y que con el corazón lleno de nostalgia, le entregaremos la vida, siquiera por un tiempo. Y nos parece que esta idea, de la cual podrá depender hasta el perfeccionamiento de nuestra misma bondad, tiene algo de pantera. Y casi odiándola, caeremos en sus brazos...

 

 
PEQUEÑAS DUDAS

 

 

El señor Jiménez Rojas nos inspira un respeto profundo. Nos inspira también una firme simpatía. Es gloria, este señor, del pensamiento costarricense. No osaríamos discutir con él, a menos que ello pudiera ser en la actitud de quien aspira a aprender. No vamos, pues, a discutir, sino a presentar ciertas dudas, acaso pueriles, a propósito de recientes afirmaciones del señor Jiménez. No pretendemos que él haya de resolverlas. Deseamos hacer pensar acerca de algunos problemas, siquiera superficialmente, o por un instante.

 

"Dios está en todas partes; su mundo es el del pensamiento" -Así ha dicho el señor Jiménez Rojas con la grata concisión que le es peculiar.

 

Ahora bien, si Dios está en todas partes y su mundo es el del pensamiento, o tal mundo es omni-abarcante y las aludidas partes se refieren a algo diferente del mundo del pensamiento, Dios está o puede estar fuera de su mundo. Convendría saber, pues, si el mundo del pensamiento es el único que existe o si existen otros y cuáles son, y qué relaciones hay entre ellos y qué relaciones entre ellos y Dios.

 

Si se quiere decir que Dios mera abstracción, o una idea, acaso no debería serle atribuida entonces la capacidad de estar, y menos, la de estar en todas partes, que son partes determinadas. Pues todas, entraña determinación, lo mismo que una parte. Podríamos preguntar también si aquellas partes se identifican con las cosas y   con los seres. Es decir, con el mármol, con el oro, o con esa mariposilla que en este momento se detiene en mi ventana, como un punto final... de un vuelo. Y quizás podríamos preguntar, en ese caso, si el pensamiento, en cuanto constituye un mundo, o lo persuade o compenetra, en una modalidad de la materia, o de la energía. En suma, que la afirmación del señor Jiménez -tal es el don de fecundidad del pensador verdadero- renueva múltiples problemas y nos lleva, con las más sencillas palabras, a hacer el recuerdo de las cumbres del  pensamiento desde Platón, hasta el Conde de Keyserling.

                                                                      Septiembre de 1927



1 fragmento de una carta a V.C.

 

1 Omar Dengo. Página de un libro inédito

 

OpenID accepted here Learn more about OpenID
Powered by Movable Type 4.23-en

About this Archive

This page is an archive of recent entries in the Pensamientos category.

Novelistas is the previous category.

Poesía is the next category.

Find recent content on the main index or look in the archives to find all content.