Los corruptores, Novela de Jorge Zepeda Patterson

| No Comments

LOS CORRUPTORES. NOVELA DE JORGE ZEPEDA PATTERSON

Esta novela política la publicó Planeta el año 2013. Tiene el formato de diario aunque no es mas que un formalismo pues la novela está narrada por una voz escondida fuera de la historia que dispone, estructura, describe y cede la palabra a los personajes para que mediante sus  diálogos vayan desarrollando la intriga y los diferentes acontecimientos de los múltiples procesos que se desarrollan.
Una vez afirmaba García Márquez que la profesión de periodista era muy propicia y favorable para escribir novelas y a fe que tenía razón. Esta novela es la mejor muestra de ello.
Comienza un 19 de noviembre a las 5 p. m., luego pasa al año 1984 y  sigue con días de noviembre. Se detiene en el año 1996, continúa con dos días de noviembre y se detiene en el año 2009, hasta el 30 de noviembre y finaliza el viernes 6 de diciembre del 2013.
El núcleo central de la novela está configurado por el personaje Pamela Dos Santos, una estrella de cine de poco éxito pero muy famosa por su belleza y la cantidad de amantes que ha tenido a lo largo de su juventud y sus años de madurez. Su único familiar que la visita es un primo empresario y lavador de dólares que sirve de enlace entre ella y el cártel de Sinaloa.
Pamela se convierten la espía de todos los políticos del distrito federal de México y los ministros, así como todo aquel que la visite para sus fines sexuales. Ella se encarga de complacerlos a la vez que obtiene y grava las conversaciones de ellos por teléfono más la información que puede obtener con sus encantos. Posee cámaras ocultas y en ellas deja depositadas imágenes y conversaciones comprometedoras par a los funcionarios de los gobiernos de turno y sus negocios, crímenes, y contactos con el narco.
En realidad la novela no entra en profundidad con los negocios y vida de los narcos y sus  cárteles aunque cita de preferencia dos: el del pacífico y el de Sinaloa. Su interés narrativo se centra en los funcionarios actuales y anteriores de los gobiernos tanto del país como de los  diferentes estados. Su  preferente es el distrito federal. 
La novela inicia en verdad, con el crimen de Pamela y el reportaje que hizo el periodista Tomas, miembro de un grupo de amigos de infancia, llamado Los Azules, que conservan aún la amistad y la fidelidad que los caracterizó cuando eran adolescentes.
El reportaje daba información del lugar donde se encontró muerta Pamela e indicios de posibles asesinos pero nunca señala el asesino real de ella. Pero causó enorme impacto en los lectores del periódico y  las autoridades vigentes, sobre todo en el Ministro de Gobierno, Augusto Salazar que era el amante preferido de Pamela.
La novelase desarrolla desde ese punto de partida y los miembros de los azules se convierten, sin proponérselo directamente en los investigadores del asesino de Pamela y los entretelones que existían detrás de ese asesinato, tanto en los representantes del poder político, investigadores, relaciones con el narco y el lavado de dólares.
Así familiares e hijos de los amigos de adolescencia, Mario, Amelia, Tomás, y Jaime fueron protagonistas de todo lo que pasaba en esa investigación y sufrieron, tal el caso de Mario secuestros y torturas en su hijo Vidal y el amigo Luis que se convirtieron en investigadores cibernéticos de gran valor para los narcos.
Al final Jaime que pertenecía a Los Azules, y era el dueño de una compañía de seguridad privada, es descubierto por sus amigos y se esclarece el autor del asesinato de Pamela y posibilita otro reportaje de Tomás que induce a Salazar a suicidarse y esclarece la corrupción de los funcionarios del gobierno y no solo los corruptores son los que fácilmente se dejaban corromper por favores  políticos o económicos. La tesis de Jaime era que los fines justificaban los medios, y solo  de esa manera era posible tener una patria mejor. Sin embargo sus amigos, sobre todo Amelia, presidenta de un partido moderado, creía que esa no  era la forma de lograrlo.
Novela de gran impacto político, sin grandes aspiraciones literarias pero que abre la veta narrativa actual de la política y la corrupción así como los entretelones del crimen, la violencia y el futuro de nuestros países.

LOS CORRUPTORES. NOVELA DE JORGE ZEPEDA PATTERSON

 

Esta novela política la publicó Planeta el año 2013. Tiene el formato de diario aunque no es más que un formalismo pues la novela está narrada por una voz escondida fuera de la historia que dispone, estructura, describe y cede la palabra a los personajes para que mediante sus  diálogos vayan desarrollando la intriga y los diferentes acontecimientos de los múltiples procesos que se desarrollan.

Una vez afirmaba García Márquez que la profesión de periodista era muy propicia y favorable para escribir novelas y a fe que tenía razón. Esta novela es la mejor muestra de ello.

Comienza un 19 de noviembre a las 5 p. m., luego pasa al año 1984 y  sigue con días de noviembre. Se detiene en el año 1996, continúa con dos días de noviembre y se detiene en el año 2009, hasta el 30 de noviembre y finaliza el viernes 6 de diciembre del 2013.

El núcleo central de la novela está configurado por el personaje Pamela Dos Santos, una estrella de cine, de poco éxito pero muy famosa por su belleza y la cantidad de amantes que ha tenido a lo largo de su juventud y sus años de madurez. Su único familiar que la visita es un primo empresario y lavador de dólares que sirve de enlace entre ella y el cártel de Sinaloa.

Pamela se convierte en la espía informante del cartel de Sinaloa, de todos los políticos del distrito federal de México y los ministros, así como todo aquel que la visite para sus fines sexuales. Ella se encarga de complacerlos a la vez que obtiene y grava las conversaciones de ellos por teléfono, más la información que puede obtener con sus encantos. Posee cámaras ocultas y en ellas deja depositadas imágenes y conversaciones comprometedoras par a los funcionarios de los gobiernos de turno y sus negocios, crímenes, y contactos con el narco.

En realidad la novela no entra en profundidad con los negocios y vida de los narcos y sus  cárteles aunque cita de preferencia dos: el del Pacífico y el de Sinaloa. Su interés narrativo se centra en los funcionarios actuales y anteriores de los gobiernos, tanto del país como de los  diferentes estados. Su  preferente es el Distrito Federal.

La novela inicia en verdad, con el crimen de Pamela y el reportaje que hizo el periodista Tomás, miembro de un grupo de amigos de infancia, llamado Los Azules, que conservan aún la amistad y la fidelidad que los caracterizó cuando eran adolescentes.

El reportaje daba información del lugar donde se encontró muerta Pamela e indicios de posibles asesinos pero nunca señala el asesino real de ella. Causó enorme impacto en los lectores del periódico y  las autoridades vigentes, sobre todo en el Ministro de Gobierno, Augusto Salazar que era el amante preferido de Pamela.

La novela se desarrolla desde ese punto de partida y los miembros de Los Azules se convierten, sin proponérselo, directamente en los investigadores del asesino de Pamela y los entretelones que existían detrás de ese asesinato, tanto en los representantes del poder político, investigadores, relaciones con el narco y el lavado de dólares.

Así familiares e hijos de los amigos de adolescencia, Mario, Amelia, Tomás, y Jaime fueron protagonistas de todo lo que pasaba en esa investigación y sufrieron, tal el caso de Mario, secuestros y torturas en su hijo Vidal y su amigo Luis que se convirtieron en investigadores cibernéticos de gran valor para los narcos.

Al final Jaime, que pertenecía a Los Azules, y era el dueño de una compañía de seguridad privada, es descubierto por sus amigos y se esclarece el autor del asesinato de Pamela y posibilita otro reportaje de Tomás que induce a Salazar a suicidarse y esclarece la corrupción de los funcionarios del gobierno y no solo los corruptores sino los que fácilmente se dejaban corromper por favores  políticos o económicos. La tesis de Jaime era que los fines justificaban los medios, y solo  de esa manera era posible tener una patria mejor. Sin embargo sus amigos, sobre todo Amelia, presidenta de un partido moderado, creían que esa no  era la forma de lograrlo.

Novela de gran impacto político, sin grandes aspiraciones literarias pero que abre la veta narrativa actual de la política y la corrupción así como los entretelones del crimen, la violencia, el narco y el futuro de nuestros países.

 

Diariode finisterre. Novela de Gustavo Adolfo Chaves Ridríguez

| No Comments

Foto: DIARIO DE FINISTERRE
Gustabo Adolfo Chaves Rodríguez escribió su primera novela, Diario de finisterre en este año  2014 y se la publicó Uruk Editores.
Es una novela bien escrita, intimista cuyo núcleo semántico es la infidelidad, ubicada esencialmente en la ciudad de San José. 
Su originalidad radica básicamente en la estructura semántica de vidas paralelas que se entrecruzan en espacios y tiempos creadas por un escritor personaje que no es otro que el mismo Gustavo Adolfo y su amiga Susana Domingo.
Dos familias comparten no solo la amistad sino inquietudes vitales y secretos sobre todo entre los dos hombres. Se trata de Carlos Agustín Galsonati y Sonia Céspedes y Rubén casado con Kattia y con dos hijos, uno de ellos Carlitos que es ahijado de Galsonati.
La situación inicial de la novela es negativa y abre el conflicto de la posible infidelidad de Galsonati a su esposa Sonia que partió hacia Brasil por quince días y deja solo a su marido. Este se deprime y abandona toda actividad hogareña por un tiempo y hasta deja de preparar sus lecciones de música y se convierte en un completo irresponsable. Suele comer en la soda Pilar y tomar alguna cerveza en la Bohemia o el bar El Adríatico. Esta es la obertura de la novela y luego sigue el diario por una semana hasta concluir con el domingo y el epílogo final.
El lector podría sorprenderse de que un diario no fuera contado por el personaje protagonista sino por un yo anónimo que se convierte en el sujeto de la enunciación  y conoce todos los pormenores de los personajes y sitios donde frecuentan ir, describe las escenas y los estados anímicos de ellos y les da la palabra para que dialoguen.
Así, la novela aparentemente deja de ser diario para convertirse en una historia lineal entretenida y emotiva. No es sino al final cuando se aclara la verdadera estructura técnica utilizada por el autor que a nuestro juicio es muy original  e ingeniosa.
Las primeras muestras de infidelidad comienzan cuando llega a Costa Rica Ana María Paz, una compañera de estudios salvadoreña que venía de gira por Costa Rica. Realmente no pasa nada entre ellos pero angustia a Galsonati con solo la idea de traicionar a Sonia. Y la otra situación que le inquieta es una joven estudiante de música que trabaja en la soda Pilar que establece una amistad cercana con él y por momentos se siente acosado pero tampoco ocurre lo que su amigo Rubén piensa y el teme.
Sorpresivamente Galsonati cree descubrir en sus viajes por la ciudad que una mujer que ve es muy parecida a Sonia y que se hace acompañar por un hombre. Curiosamente trasforma su pocilga en una casa limpia y él se vuelve más responsable y limpio. Pero en una ocasión vuelve a encontrarse la que él creía era Sonia y la sigue hasta su casa y se comporta como un hombre celoso y dispuesto a enfrentar a la que cree es su esposa. La espera hasta que la ve salir con un hombre y se enfrenta a ella, No obstante las similitudes físicas y psicológicas la señora le demuestra que no es Sonia y que es casada con el hombre que la acompaña. Galsonati se muestra confundido y muy afectado y si al principio se disculpa, al final sale de la casa sin rumbo cierto y desaparece.
En los últimos días Sonia llega a su casa y no encuentra a su  marido y solo descubre unos manuscritos que tenían como destinatario a Gustavo Adolfo Chaves, Va a su  casa y se los entrega. Uno es el diario de Valerio un personaje que también le sucedió algo parecido a lo que le ocurrió a Galsoneti y otro la novela de Susana Boca del Monte (antiguo nombre de San José).
El señor Gustavo Adolfo explica el proyecto inicial de escribir una trilogía: Las cartas flamencas, Boca del Monte y el diario de finisterre. De ellas solo termino publicándose la última.
Otro aspecto que se comenta por parte de Gustavo es una tesis sobre la literatura costarricense del campo y la actual de la ciudad. Esta última la critica por ser tan degradante y describir lo malo de la ciudad y convertirla en un infierno de pasiones, violencia y vicios.
Habría que decir que la llamada literatura del agro fue escrita por citadinos y no por los campesinos. Que consideraban el campo como un paraíso, un locus amoenus., mientras que los citadinos eran violadores de campesinas y nido de prostitución y depravaciones. 
Si bien es cierto mucho de lo que se le critica a los narradores de las generaciones posteriores a los del año 1942, no toda la literatura escrita posteriormente es uniforme. La visón de mundo de ellos es más crítica, diversa y universal.
El diario finisterre es una novela original, bien escrita con una estructura ingeniosa y entretenida. Quizás sin grandes pretensiones pero igualmente digna de leerse y capaz de ofrecer un amplio panorama para la discusión, el análisis y  de seguro, la polémica.

DIARIO DE FINISTERRE

Gustabo Adolfo Chaves Rodríguez escribió su primera novela, Diario de finisterre en este año  2014 y se la publicó Uruk Editores.

Es una novela bien escrita, intimista cuyo núcleo semántico es la infidelidad, ubicada esencialmente en la ciudad de San José.

Su originalidad radica básicamente en la estructura semántica de vidas paralelas que se entrecruzan en espacios y tiempos creados por un escritor personaje que no es otro que el mismo Gustavo Adolfo y su amiga Susana Domingo.

Dos familias comparten no solo la amistad sino inquietudes vitales y secretos sobre todo entre los dos hombres. Se trata de Carlos Agustín Galsonati y Sonia Céspedes y Rubén casado con Kattia y con dos hijos, uno de ellos Carlitos que es ahijado de Galsonati.

La situación inicial de la novela es negativa y abre el conflicto de la posible infidelidad de Galsonati a su esposa Sonia que partió hacia Brasil por quince días y deja solo a su marido. Este se deprime y abandona toda actividad hogareña por un tiempo y hasta deja de preparar sus lecciones de música y se convierte en un completo irresponsable. Suele comer en la soda Pilar y tomar alguna cerveza en la Bohemia o el bar El Adríatico. Esta es la obertura de la novela y luego sigue el diario por una semana hasta concluir con el domingo y el epílogo final.

El lector podría sorprenderse de que un diario no fuera contado por el personaje protagonista sino por un yo anónimo que se convierte en el sujeto de la enunciación  y conoce todos los pormenores de los personajes y sitios donde frecuentan ir, describe las escenas y los estados anímicos de ellos y les da la palabra para que dialoguen.

Así, la novela aparentemente deja de ser diario para convertirse en una historia lineal entretenida y emotiva. No es sino al final cuando se aclara la verdadera estructura técnica utilizada por el autor que a nuestro juicio es muy original  e ingeniosa.

Las primeras muestras de infidelidad comienzan cuando llega a Costa Rica Ana María Paz, una compañera de estudios salvadoreña que venía de gira por Costa Rica. Realmente no pasa nada entre ellos pero angustia a Galsonati con solo la idea de traicionar a Sonia. Y la otra situación que le inquieta es una joven estudiante de música que trabaja en la soda Pilar que establece una amistad cercana con él y por momentos se siente acosado pero tampoco ocurre lo que su amigo Rubén piensa y el teme.

Sorpresivamente Galsonati cree descubrir en sus viajes por la ciudad que una mujer que ve es muy parecida a Sonia y que se hace acompañar por un hombre. Curiosamente trasforma su pocilga en una casa limpia y él se vuelve más responsable y limpio. Pero en una ocasión vuelve a encontrarse la que él creía era Sonia y la sigue hasta su casa y se comporta como un hombre celoso y dispuesto a enfrentar a la que cree es su esposa. La espera hasta que la ve salir con un hombre y se enfrenta a ella, No obstante las similitudes físicas y psicológicas la señora le demuestra que no es Sonia y que es casada con el hombre que la acompaña. Galsonati se muestra confundido y muy afectado y si al principio se disculpa, al final sale de la casa sin rumbo cierto y desaparece.

En los últimos días Sonia llega a su casa y no encuentra a su  marido y solo descubre unos manuscritos que tenían como destinatario a Gustavo Adolfo Chaves, Va a su  casa y se los entrega. Uno es el diario de Valerio un personaje que también le sucedió algo parecido a lo que le ocurrió a Galsoneti y otro la novela de Susana Boca del Monte.

El señor Gustavo Adolfo explica el proyecto inicial de escribir una trilogía: Las cartas flamencas, Boca del Monte y el diario de finisterre. De ellas solo termino publicándose la última.

Otro aspecto que se comenta por parte de Gustavo es una tesis sobre la literatura costarricense del campo y la actual de la ciudad. Esta última la critica por ser tan degradante y describir lo malo de la ciudad y convertirla en un infierno de pasiones, violencia y vicios.

Habría que decir que la llamada literatura del agro fue escrita por citadinos y no por los campesinos. Que consideraban el campo como un paraíso, un locus amoenus., mientras que los citadinos eran violadores de campesinas y nido de prostitución y depravaciones.

Si bien es cierto mucho de lo que se le critica a los narradores de las generaciones posteriores a los del año 1942, no toda la literatura escrita posteriormente es uniforme. La visón de mundo de ellos es más crítica, diversa y universal.

El diario finisterre es una novela original, bien escrita con una estructura ingeniosa y entretenida. Quizás sin grandes pretensiones pero igualmente digna de leerse y capaz de ofrecer un amplio panorama para la discusión, el análisis y  de seguro, la polémica.  

Foto: La nueva revelación en la literatura costarricense, Laura Quijano Vincenzi, nos presenta su nueva novela

SEÑORA DEL TIEMPO ...  O TIEMPO DE LA SEÑORA

 

Esta novela de Laura Quijano Vincnzi se ubica en la literatura de ciencia ficción. La calificada por algunos críticos como "dura" para diferenciarla de la "ligth".

La novela consta de un prólogo donde se describe la situación inicial negativa,  XLVIII capítulos y un epílogo.

La novela está narrada por un yo extradiegético que se mantiene fuera de lo narrado por él o por los personajes y desde esa objetividad describe, introduce  personajes y maneja todos los detalles importantes de la novela.

Pero la estructura de esta obra se oculta en cuatro sintagmas que se entrecruzan en cada capítulo y configuran un significativo y rico paradigma. Los tres primeros están configurados por la tesis, la antítesis y la síntesis y  el cuarto de ellos  es solo un contexto circunstancial que engloba el aspecto político y social.

La tesis de la novela describe a la mujer desde niña y los tiempos del pasado donde fue víctima de los prejuicios culturales, religiosos e ideológicos e incapaz de participar del conocimiento y la ciencia. Así lo ejemplifica, desde la niña Paula, la llamada niña loca y amiga de Elena que era capaz de predecir eventos como los terremotos con precisión absoluta:

"-¡Tenes que cuidarte  Elena! ¡Habrá un terremoto gigante! -Exclamó- ¡Muuuy  grande dentro de un rato! ¡Deberías esconderte! ¡Huuuuuuiiiiir!" p. 10.

Así ocurrió y Elena aterrorizada, se escondió debajo de una mesa, en una pulpería mientras su madre moría, lo mismo que Paula.

Ese pasado lo recordará siempre Elena ya desde el presente de científica con su proyecto científico de la esfera capaz de predecir los eventos terrestres. No sin antes sufrir y soportar una cultura llena de prejuicios que calificaba a las mujeres que poseían conocimientos científicos como fenómenos extraños y peor les iba a aquellas con capacidades sensoriales de gran sensibilidad, que llamaban  locas o brujas y  las despreciaban y hasta maltrataban. Solo les faltaba quemarlas vivas.

Esa es la situación inicial de la tesis existente que con frecuencia recordaría Elena desde el presente de la novela que se ubica en el año 2062, cuando, con un grupo de científicos y después de estudios profundos en Japón, logra crear la esfera, una especie de computadora inteligente que prometía predecir con gran precisión los terremotos.

Ese presente de lucha contra la ignorancia y de alta tecnología abre el segundo sintagma que hemos llamado la antítesis. Así se enfrenta a la tesis configurada por la ignorancia y el descrédito de la mujer bruja, mala, loca, asesina, endemoniada.

Esta sección es la más extensa y sobresalen tres mujeres en forma especial; Elena, Catalina y María, la monja.

Elena es la científica, creadora de la computadora cuántica que llamó esfera, casada con Sergio y Catalina es la mujer de gran sensibilidad sensorial y dominio neurológico, capaz de predecir con suma precisión los eventos más increíbles, como terremotos, erupciones de volcanes, muertes y hasta capaz de sanar  enfermos. Es casada con Julián y tiene una historia importante con venganzas y muertes por parte de su abuela que se insinúa fue la que la inició en esas artes. Hasta su  mismo esposo, Julián tiene la duda de si no sería ella la que mató a su madre.

Elena probó su esfera y ésta no pasó correctamente el pronóstico, no se autoalimentó y la científica necesitaba otra prueba pero buscaba una persona como la niña Paula que alimentara con datos su máquina.  Logró convencer a sus colaboradores, científicos también para llevar a cabo una segunda prueba, esta vez en Nicoya. Y hacia ese lugar se trasladaron con la esfera y la esperanza de encontrar una mujer que le ayudara en su proyecto. Es así como la antítesis se inicia en una Semana Santa en Nicoya. Esa lucha abarca casi toda la novela.

El otro sintagma que está presente pero que se mantiene al margen del experimento científico es la tecnificación que se da en ese pueblo y que ha creado, ferrocarriles modernos, plantas  eléctricas, condominios ultramodernos y adelantos tecnológicos en los pacientes como los nanomédicos, capaces de predecir y controlar el estado de salud de los individuos.

Pero para llegar a esos niveles tecnológicos el ministerio correspondiente dio en concesión la planta eléctrica de Cóbano y los modernos condominios. Y es el señor Cambronero y sus empresas el favorecido pero aparece el géologo Mario y otros  que sospechan de la calidad de los materiales de construcción de la empresa y se desarrolla entonces la investigación sobre esos aspectos simultáneamente a la llegada del terremoto y la predicción por parte de la esfera, la noche del lunes santo.

La vida cotidiana en los condominios no transcurre tan armoniosamente y menos con  tranquilidad. La familia de Elena, compuesta por Ella y Sergio así  como sus  hijos Daniela y Fabio, viven unas relaciones sobre todo entre los esposos con tensiones normales entre una mujer obstinada, persistente, inteligente que tiene muy adentro su proyecto científico y lucha por él y un marido que pide y exige a veces atención y vida hogareña tranquila.

Lo mismo o quizás más grave le ocurre a Catalina con Julián. Pero poco a poco las familias se consolidan y en el caso de Catalina, crecen dos hijos, Jimena y Francisco. La primera sumamente  inteligente y desenvuelta.

María la monja que tiene que enfrentarse a los prejuicios y necedades del padre Gabriel, el cura de la capilla católica del condominio donde viven. Ella había hecho estudios neurológicos y se especializaba en psiquiatría.

Muchos ejemplos pueden señalarse con respecto a la lucha de la ciencia contra la superstición, tanto María que acude a la audiencia para completar el  expediente de Catalina con el doctor Bolaños,  que desea, por todos los medios irracionales, enclaustrar a Catalina en un manicomio por  loca, bruja y asesina, según él.

Una novela del tiempo, sí, un pasado (presente actual), victimario  de la mujer, un presente del futuro  ( año 2062), presente de los acontecimientos y lucha de contrarios, así como la tesis  que vislumbra un futuro de ese presente técnicamente superior y dirigido por los adelantos científicos más sofisticados.

Algunos lectores podrían afirmar que la novela es lenta, de tiempo calculado pero considero que fue hecho a propósito para distinguir los sintagmas que conforman ese paradigma llamado novela. Y como parte de la cohesión discursiva.

Tal  vez la seguridad excesiva y robótica no sea la mejor en una ciudad del futuro altamente tecnificada.

Pero lo más importante es que se logra verificar que la mujer es tan o más inteligente que el hombre, que pueden formar una familia estable, feliz y sobre todo donde ambos se realicen en ese proyecto juntos y en  los proyectos individuales, sin ofrecer obstáculos uno  al  otro. Si eso es una realidad, entonces, la sociedad se transforma en un lugar más humano, libre y vital.

El ingenio maligno. Rafael Ángel Herra Rodríguez

| No Comments

La editorial Costa Rica y la Ed. U C R se aliaron para publicar la novela de Rafael Ángel Herra, Rodríguez, El ingenio maligno, este año de 2014. Forma parte de tres novelas maravillosas que se iniciaron con El genio de la botella: 1990 y esta que es la segunda.
Estoy seguro que no se ha publicado aún en Costa Rica ninguna novela con tanta riqueza técnica y creativa sobretodo en el discurso.
Todo texto es producto de una enunciación y esta consta de los siguientes elementos estructurales de la comunicación:
El autor, lo mismo que el lector real, permanecen fuera de la enunciación y esta solo se da en el presente. Así el autor crea el texto con un YO que es el sujeto de la enunciación u enunciado que es lo que este dice o cuenta a un destinatario. El enunciado o lo dicho por ese YO posee un sujeto del enunciado y un escucha u oyente.

 

 

La editorial Costa Rica y la Ed. U C R se aliaron para publicar la novela de Rafael Ángel Herra, Rodríguez, El ingenio maligno, este año de 2014. Forma parte de tres novelas maravillosas que se iniciaron con El genio de la botella: 1990 y esta que es la segunda.

Estoy seguro que no se ha publicado aún en Costa Rica ninguna novela con tanta riqueza técnica y creativa sobretodo en el discurso.

Todo texto es producto de una enunciación y esta consta de los siguientes elementos estructurales de la comunicación:

El autor, lo mismo que el lector real, permanecen fuera de la enunciación y esta solo se da en el presente. Así el autor crea el texto con un YO que es el sujeto de la enunciación u enunciado que es lo que este dice o cuenta a un destinatario. El enunciado o lo dicho por ese YO posee un sujeto del enunciado y un escucha u oyente.

"Aldebarán tomó la pluma y  se puso a escribir".p.9.

Quien dice esa enunciación es el YO y afirma que Aldebarán, sujeto del enunciado se puso a escribir que es el enunciado y no aparece aún explícitamente el escucha u oyente y tampoco el destinatario ficticio.

Pronto Aldebarán crea el escucha y  lo llama Diógenes un perro que tiene antecedentes en la novela anterior El genio de la botella.

Así comienza la historia de la novela con la narración de un cuento que nunca acaba y siempre se renueva y los diálogos filosófico, llenos de picardía  e ingenio entre ambos.

"Al principio no había relatos. Un hombre, sentado junto al río, miraba pasar la corriente."p.11.

Este es el embrión narrativo de toda la novela: el hombre y el río y su destino: Desconocer todo hasta su origen y su identidad. Hombre y río forman una homología  inseparable.

Y comienzan los cuentos que establecen los diálogos entre genio y perro y el juego con los textos de la cultura literaria tradicional. Lo que Kristeva llamó la intertextualidad y gracias a la genialidad y dominio de ellos del autor se va abriendo un mural de textos, voces, e imágenes en diversos viajes río arriba y a veces rió abajo al final y sin atreverse a cruzar el río, su vida y  su destino.

Ese mural fue llamado también por Kristeva como menipea, carnaval y a fe que el autor así los convierte con los cuentos sin acabar y que van completándose poco  a poco conforme los personajes, encuentros, viajes río arriba a su origen que nunca se esclarece pero se intuye hasta llegar a la biblioteca y encontrar que todos los libros son iguales y con el mismo cuento.

"Aldebarán cerro así la historia. El desdichado ignora que solo existe porque lo nombro. También yo termino ahora de escribir mientras espero: tal vez pase flotando el cadáver de mi enemigo". p. 183.

Se llega al final de la vida del genio y todo lo que inventó. No sin antes pasar por viajes a ciudades, donde se encuentra con Don Quijote y  Sancho y presencia parte de sus verdades-locuras. Asiste a guerras casi sin participar, fusilamientos y enamoramientos de mujeres aparecidas al azar y hasta una muy parecida a Beatriz que lo lleva a conocer parte del infierno de Dante y regresa luego a su sitio, junto al río, a esperar sin saber qué: un enemigo pasar muerto por el río que se intuye es el mismo.

Una novela maravillosa, típicamente maravillosa, donde las leyes naturales conviven, coexisten con las sobrenaturales como si fuera lo más natural.

Un río que nunca es el mismo como decía Heráclito y un hombre que lo mira y lo toma como núcleo generador de su vida. Pero que nunca lo separa del sueño, de la duda de ser una quimera, nada. Priva la duda entre ser y parecer y se privilegia este último.

El autor genialmente toma ese aporte de Descartes para homologarlo con la creación que no es más que ficción, parecer, mentira embuste aunque algunos no lo vean así.

Una novela para reflexionar, disfrutar y aprender. Genial  y diligente creación de una visión crítica del ser humano, su   origen y destino.

 

A LA SOMBRA DEL MANGO. Relato. Benedicto Víquez Guzmán

| No Comments

A LA SOMBRA DEL MANGO

 

-Y saber que en una celda  de ese elegante edificio pasé más de siete meses. Estaba del otro lado y al lado me hacían compañía, Ana, la joven mostradora, Chavitos, Gerardo y Patojo.

En la glorieta las palomas se bañaban y revoloteaban por unos poyitos en busca de su alimento. Unas gringuillas las espantaban, más por el  temor de recibir una cuita que por miedo a ellas. De repente una hermosa y tornasolada se posó en mi rodilla y permitió que la acariciara.

-Muy confianzuda la caraja, jajjajaja

- Sí, desde hace mucho tiempo son mis amigas y siempre me buscan para conversar. No interrumpen, solo miran y vuelan en círculo cuando están asustadas.

-Al menos esta parece contenta.

-Creo que desea escucharte, intuye una buena historia. Respeta mucho a los mayores. Verás que se mantendrá en silencio cuando empieces la historia.

Pues todo comenzó allá por los primeros años setentas, cuando recién regresaba de La Lumumba, donde me gradué en Historia y comenzamos a vivir días muy convulsos y nos entusiasmó la organización revolucionaria. Queríamos transformar nuestra patria y hacerla más justa. Eso nos motivo mucho y de las ideas pasamos a la acción.

Alquilamos una casa en San Joaquín de Flores, cerca del cementerio, del famoso Betancourt y a mí me tocó negociar con él.

La conozco, desde chiquillo solía pasar mirándola como una casa misteriosa, siempre cerrada y sin habitantes, al lado de un recibidor de café, de Los Sánchez y como usurpando la gran hacienda de café de los padres de un ex presidente.

Algunas veces, nos metíamos por una ventanilla que tenía el vidrio quebrado y llenos de asombro recorríamos las oscuras habitaciones, llenas de murciélagos y alguno que otro espíritu  del vecino cementerio que llegaba a descansar en los suaves colchones.

Pues, gracias a un sobrino de Cuco, logramos planear el secuestro y una noche oscura, tocábamos la puerta de su residencia y sin esperarlo apareció el profesor Patrocinio. Sin mediar palabra alguna, lo encañonamos, lo montamos en el auto y lo trasladamos de inmediato a su nueva residencia.

Los niños seguían jugando con las palomas y las ardillas que se peleaban  los granitos de maíz picado que les tiraban, se sentaban a saborear las semillas. Otros ya mayorcitos con sus caballos jineteados por niños como charros, sacaban fotos que vendían a sus padres, para conserva  como un recuerdo del parque de Los Mangos.

¿Y ese sobrino era amigo de ustedes?

Sí, él nos orientaba y nuestro jefe, planeaba todo lo que día a día debíamos hacer. Así escogimos la habitación del fondo que era pequeña y un tanto oculta, muy independiente pero que se comunicaba con el servicio sanitario y el baño. Siempre se mantenía vigilado por dos compañeros y yo atendía los ruidos de la calle y las inoportunas visitas que de vez en cuando hacían algunas vecinas cercanas a nuestro refugio.

Trece días duró su cautiverio, maldito número que nos trajo tanto dolor y fracaso.

La paloma alzó sus alas y las abanicó como deseando sacudirse los malos augurios invocados en su presencia...

Una noche llegó Isaac Araya con sus matones del DIC. Los pasamos con respeto a su interior. Vieron y registraron todo y de pronto me dijo con voz de mando:

¿Y detrás de esa puerta qué hay?

 El baño y el servicio sanitario y con prontitud se la abrí. Miró con detenimiento por unos segundos y a su lado pasó Ana con dirección a la cocina.

¿Y ésa joven qué hace aquí?

Es la sirviente, señor.

Se quedó mirándola de arriba abajo y les dijo a sus subalternos:

 -Vamos, estos hijueputas lo que tienen es carnita fresca para pasar la noche abrigados.

Se rieron todos y partieron, sin encontrar lo que buscaban...

Y se llegó a la entrega del millón de colones acordado que solicitamos a Cuco.

 El profesor Patrocinio Arrieta Leiva que había  ocupado la Jefatura de Educación Primaria en 1924-25 y como tal presidió la Sociedad de Socorros Mutuos del Magisterio, consiguió el dinero que hasta de Nicaragua le mandaron. Tenía  fama como prestamista. Y de poseer algunas propiedades. Unos afirman que después del suceso, Cuco colaboró con dinero para el MRP.

El Jefe preparó su entrega. Y cometió la imprudencia, ¿o sería traición?, de llamarnos desde un teléfono público frente a un negocio. Una mujer escuchó su conversación y de inmediato llamó a la DIS.

_Debe ir uno de ustedes hasta el puente del Virilla, cerca del colegio Castella, debajo de él le entregarán un paquete con el dinero, fueron las instrucciones de nuestro Jefe..

Patujo, joven muy valiente, se ofreció de inmediato a realizar la operación pero no regresó...

-Por favor, déjeme ahí en el puente. Pagué lo que marcaba la maría, y bajé de inmediato, casi frente a un enorme hueco que habían hecho unos obreros que, en ese momento tomaban su café en  los alrededores. Vi un automóvil casi en mi frente y por la ventanilla un sacerdote me llamaba. Me acerqué y al llegar a su lado me dijo:

-¿Usted viene por esto y me enseñó un paquete que estaba en el asiento trasero, custodiado por un joven.

-Entre me solicitó el otro que estaba al lado del sacerdote que manejaba el auto, y me abrió la puerta delantera.

Un tanto sorprendido le obedecí y me senté casi encima de la palanca de las marchas. El  cura me miró como si fuera un pecador y pude ver la cacha del arma que ocultaba debajo de la sotana a la altura de la cintura. Todo se iluminó  en mi cabeza. El cura arrancó y aceleró antes de partir. Fue el momento preciso cuando puse los pies en el chasis y con fuerza me empuje hacia atrás, mientras sacaba y disparaba el arma que portaba. Lo herí en una pierna y el paquete con el dinero voló por la ventana y cayó en el enorme hueco abierto en el puente.

Con una fuerza descomunal el agente del asiento trasero me redujo a la impotencia, me puso las esposas, me golpeó en la cabeza con la cacha de su revólver, perdí el conocimiento  y a la mañana del otro día amanecí en una fría celda, desnudo con tres gorilas al frente.

-¡Hable maricas o le sacamos la lengua! Y golpes van y vienen. Me sentaron en una tina con hielo y con una manguera me lanzaban agua.

Calle lo que puede hasta que me desmayé.

No me preguntaban por el jefe ni dónde estaban mis camaradas pero insistían en que les dijera los planes que tenían, para qué queríamos el dinero y que pensábamos realizar con él y quiénes eran nuestros cómplices.

Nuestra amiga la paloma permanecía en silencio y de pronto levantó el vuelo, dio tres vueltas alrededor de la estatua de Tomás Guardia recién colocada en el parquecito , construido al lado del Museo y se posó en la cabeza del general.

Poco tiempo duró en ese lugar, volvió a nuestro lugar y con las alas , los movimientos, la mirada reflexiva nos dio a entender.

Ese puente, llamado hoy de la platina está maldito. Los obreros taparon luego el hueco y confinaron el millón de colones a permanecer en sus abismos.

El falso cura murió poco después en una cantina de Paraíso de Cartago, donde había engañado al curita del pueblo para que le prestara la sotana y el cuello blanco. Lo mató su misma esposa cuando lo encontró tomando guaro con la amante. Sí, bastaron tres disparos al corazón frente a todos los presentes para que  cayera dormido entre las sillas de la cantina.

Por esa razón- continuaba, sin parar, la paloma- esa platina nunca se ha podido arreglar, está hechizada, y el espíritu del cura embustero, suele aparecer en las noches y horrorizar a los choferes que se estrellan contra las barandas del puente cuando lo ven levitar en sus orillas. Han muerto obreros por esa razón y elos gobiernos no terminan de pagar su reconstrucción y las indemnizaciones a empresas constructoras que no atinan con la solución. OAS es un ejemplo de ello.

Y guardó silencio, alzo el vuelo y se fue a la glorieta a mojarse un poco y chapotear la fresca agua que salí en la cumbre.

Las ardillas seguían jugando y comiendo las semillas que les lanzaban los niños y se protegían a veces en los huecos del viejo mango que servía de morada.

A las doce de la noche golpearon la puerta con fuerza. Nos habíamos preparado para ese desenlace. Abrí y me encontré de frente con unos oficiales que me pidieron los dejara entrar.

-¿Traen permiso de un juez?

Permaneció unos segundos callado y pensativo.

-Todos duermen y sería injusto despertarlos.  

-¿Porqué no regresan por la mañana?

Esperaremos afuera y se retiraron a sus alrededores.

Las mujeres vestidas con el hábito de la Virgen del Carmen, espiaban atentas por las ventanas y pronto comenzaron los cuchicheos. Los vienen a sacar, seguro esperan que sea de mañana.

Y así pararon en vela toda la noche. Hasta los espíritus salieron del cementerio y se desvelaron también.

En esa mañana, las mujeres de hábito mandaron correos a todo el vecindario y más allá. Pronto se juntaron en las cercanías de la casa del secuestro.

Mientras tanto el curita en su parroquia casi tenía que rezar el rosario solo, con la compañía de sus monaguillos y los seguidores acostumbrados que nunca faltaban.

Y llegó el momento tan esperado. Las puertas de la casa se abrieron en el preciso momento que también se abrían las fauces de las perreras y poco a  poco fueron saliendo los secuestradores esposados y cabizbajos. Solo don Cuco se mostraba feliz y se montaba en el auto del Comandante.

Ahuera las mujeres del hábito del Carmen se agrupaban, tomaban el Cristo del rosario que colgaba de sus pescuezos y gritaban: ¡muerte a todos esos malditos comunistas, violadores, ateos! A la cárcel, métanlos en la prisión más tormentosa...

Y el cura de la parroquia oraba:

Jesús, puesto de rodillas, oraba diciendo: Padre, si quieres, aparta de mí este cáliz; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Y entrando en agonía oraba con más intensidad. Y le vino un sudor como de gotas de sangre que caían hasta el suelo

¡A la cárcel, malditos comunistas, lejos de nuestro pueblo. Aquí no los queremos jamás.

Pilato se dirigió de nuevo a los judíos y les dijo: Yo no encuentro en El ninguna culpa. Hay entre vosotros la costumbre de que os suelte uno por la Pascua, ¿queréis, pues, que os suelte al Rey de los judíos? Entonces gritaron de nuevo: A Este no, a Barrabás. Barrabás era un ladrón. Entonces Pilato tomó a Jesús y mandó que lo azotaran

Y se los llevaron rumbo a San José, directo a las celdas de la DIC...

En un pueblito una madre no pudo dormir. Pasó la noche entre rezos y lloros. No podía aceptar y menos comprender que a su hijo estuviera metido en ese secuestro. Pero ella lo escuchó con claridad en radio Alajuela.

La policía había entrado a la casa de Binocourt, donde tenía a Cuco  y los secuestradores fueron trasladados a las celdas de la DIC en San José.

Mi hijo está entre ellos. Hace 13 días que no llega a dormir y ni una llamada. Lo tienen que haber engañado.

Y a las seis de la mañana se tiró de su cama y buscó uno cuadernillo viejo que tenía en el fondo de la cómoda. Arrancó una hoja en blanco, tomó un lapicero y se puso a escribir.

Estimado don nando ya no puedo soportar tanto dolor, ayer escuché por radio alajuela que habían apresado unos secuestradores de un señor llamado cuco aprieta y casi estoy segura que mi hijo, el que trabajó para usted, está entre los secuestradores.

No tengo a quien acudir y como sé que ud. Es tan bueno y generoso, que dios te lo recompense con miles de bendiciones, ará algo para que a mi hijo no lo maten pues seguro él fue engañado. El nunca hizo daño a nadie, a lo sumo se tomaba, por las noches unos traguillos en la cantina de los guillén pero de eso no pasaba y es muy honrado y trabajador. Usted lo conoce.

Espero que le puedas ayudar y esta vieja recuperar un poco de paz pues no descanso de llorar.

Y puso al final su nombre:

Ruperta. La la final aparecía manchada como si una lágrima hubiese caído en ella.

Tomó el papel y lo dobló cuidadosamente, salió a la calle y vio que Miguelillo el hijo de la vecina ya iba para la escuela y le pidió el favor:

-Miguelito, llévele esta carta a don nando y se la entrega en sus propias manos y le dice que se la mandé yo.

El chiquillo tomó en sus manos el papel doblado y antes de llegar a la escuela, cumplió fielmente el encargo.

Esa mañana me levantaron con golpes como a las nueve  y siguieron con el interrogatorio y las torturas. Me había puesto dos camisas y dos pantalones para mitigar los porrazos yaliviar el dolor cuando me metieran a la tina llena de hielo y agua.

Dígame qué pensaban hacer con ese millón, gran cabrón. Quiénes lo llevarían a cabo y como callaba me levantaban del pelo que por cierto no me dolía y me quemaban con cigarros la espalda ya desnuda.

Hable pendejo, dígame quiénes y donde están sus cómplices.

Y ya muy enojado por mi silencio, el oficial, pidió que me levantaran en vilo y me propinó tal pichazo en la cara que la sangre salió expulsada con fuerza y bañó literalmente a todos los presentes. Y seguían los gritos en las celdas vecinas

-Eso no, no me violen, por su madrecita... pero no se detenían...

Y sucedió el milagro. Fue obra del Espíritu Santo, solo Él lo podía hacer.

De pronto apareció el Ministro y abrió la celda, me echó una mirada y con voz fuerte  de mando, dijo:

Este caso es mío. Yo lo llevaré hasta el final. Salgan de aquí y no quiero ver a ningunos de ustedes intervenir en él. Es una orden.

Y no hubo nada que explicar, los oficiales torturadores, salieron de la celda y también de las otras y un silencio se apoderó de en celdas y prisioneros.

El milagro ocurrió.....

Y nos mantuvieron en las celadas como cuatro días sin comer pero sin patadas y golpes mañana y  tarde como antes. Y después de siete meses tranquilos nos trasladaron a la casa de Tomás Guardia, ahí en frente y nos procesaron. El tribunal nos impuso tres años de prisión y me dieron un año de pena condicional.

Sí, recibíamos visitas de estudiantes y profesores y el tiempo se hizo más llevadero. Pronto recobraría la libertad y me fui a Pérez Zeledón a trabajar como profesor de historia en la sede de la Universidad Nacional. Mi pesadilla había terminado pero...

Algunos años después, otra familia de jóvenes universitarios de la UCR, rebeldes, llenos de patriotismo, irreverentes  y valientes, se les ocurrió tirar por los suelos, la estatua del machillo del norte, John F. Kennedy, erigida tiempo atrás poco después de visitar nuestro país en el parquecito, frente a la iglesia de San Pedro de Montes de Oca.

Era el año 1963 cuando el presidente del norte, llegaba a este país con un espejito grande, lleno de promesas, llamado Alianza para el Progreso y un valiente, un gigante un enorme coloso, lo recibió al poner los pies en suelo costarricense con un enorme baño de ceniza, como queriendo decirle Polvo eres y en polvo se convertirá. Y no descanso en días y semanas de lanzar ceniza de su vientre que volaba por todos los confines de de esta tierra y más allá.

Los días que el machito permaneció en este país, se refugiaba en el Club Unión o el Teatro Nacional, entre brindis y banquetes y el coloso Irazú, seguía terco en su empresa de protestar con ceniza esa visita de cortesía pero engañosa.

Y murieron las vacas con la ubre llena de arena, los techos y canoas de las casas caían con tanto peso, los cafetos maduros no recibían a los cogedores y las alcantarillas se llenaban de arena y las cuadrillas municipales no daban abasto a recoger tantos sacos de ella. Y el volcán ensanchaba su vientre y vomitaba con furia cada vez más sus cóleras arenosas. El gringuito se fue y aún así la arena seguía cayendo, como para meter en cada habitante la idea de que polvo somos y en polvo nos convertiremos.

Poco después esa sentencia se cumplía en Texas cuando el presidente era abatido desde una ventana de un certero disparo de un francotirador.

Y los jóvenes intentaron botar la estatua del parquecito y solo fue un intento pues la policía acudió al lugar y los reprimió.

En la persecución y el tiroteo murieron tres oficiales de policía: Rafael Godínez Mora, Luis Martínez Hall, Luis Anchía Álvarez, el taxista Miguel Aguilar Porras, y Carlos Gerardo Enríquez Solano, sindicado como integrante del grupo "la Familia".

Y fueron apresados otros integrantes del grupo, entre los que estaba Viviana Gallardo, siendo un adolescente que cursaba su último año de secundaria. Ella también luchaba porque conocía y tenía conciencia de que poco menos de dos años antes se producía la insurrección que derribó a la dictadura somocista, y ya para esas fechas empezaba una prolongada y cruenta contraofensiva política y militar de los Estados Unidos, que alcanza su apogeo con la administración republicana de Ronald Reagan, que entrenó, financió y armó hasta los dientes a la contra nicaragüense.

Fueron llevados a las celdas de la DIS y unos días después era asesinada esta joven por el cabo Bolaños delante de testigos que horrorizados contemplaron la escena.

Bolaños fue condenado  con mano suave. Se le dio la libertad de trabajar de día en la calle y dormir en la cárcel. Se le benefició con la pena condicional y no duró mucho en prisión nocturna.
No se investigó ni castigó a ningún personero de rango superior y el crimen quedó en una impunidad total.

EL milagro también se cumplió para los asesinos pero no para los jóvenes, especialmente la adolescente valiente que murió por defender una patria libre.

La paloma abandonó mi rodilla, se sacudió y alzo vuelo muy alto hasta llegar a la cúpula de la catedral que estaba a nuestro lado derecho y se posó en la cruz. Nos miró  como intimidándonos y dejó escuchar la célebre frase que recorrería pueblos y montañas que decía:

MUCHOS VILLANOS TIENEN ESTATUAS MIENTRAS LOS HÉROES VIVEN EN EL OLVIDO

Eduardo Hidalgo Castro

| No Comments

EDUARDO  HIDALGO CASTRO

(1988)

Eduardo Hidalgo Castro, nació en San Sebastián, San José Centro el día 03 de mayo del año 1988.  Es escritor y músico y esta es la primea obra literaria que publica.: Al final del camino.

LO QUE HA ESCRITO EDUARDO HIDALGO CASTRO

 

NOVELA

1. Al final del camino: 2014

 

La novela es catalogada por algunos como romántica y cuenta la historia de amor de Adam Cohen y Samanta Jefferson, dos jóvenes de distinta clase social que se conocen en la secundaria y se enamoran, sin saber que el destino les tenía preparada una mala pasada que los haría comprender que el verdadero amor trasciende mas allá de la muerte.

El MUTANTE. Cuento Benedicto Víquez Guzmán

| No Comments

 MUTANTE

Cuento

 

Muy cerca de aquí pero muy cerca existía un país donde había llegado la felicidad una noche para quedarse. Así los habitantes eran considerados los más felices de la tierra.

Un día una doctora en psicología muy preocupada, como investigadora que era y profesora de una de las universidades más prestigiosas de ese país, decidió investigar en detalle las causas de esa felicidad pero antes, se quemó las pestañas durante días y noches para desentrañar la criminalidad en casos muy connotados que durante más de treinta años habían ocurrido en las zonas urbanas y periféricas de la capital. Así inició, por un lado, y utilizando el método científico cuidadosamente, la descripción de los sucesos delictivos, luego la interpretación y la valoración de los mismos así como concluir con un diagnóstico de cada uno de los asesinatos ocurridos y a la vez reiniciar en su  universidad un proceso de renovación de la carrera de psicología, no solo del edificio nuevo si no de cambios curriculares importantes a tono con esas investigaciones y los profesores nuevos junto a un grupo de estudiantes que recién iniciaban la carrera.

Y así la abnegada profesora escribió en más de 400 cuartillas el fruto de su investigación, pariendo con dolor y sacrificio un documental muy valioso que deseaba publicar, pues tenía ofrecimientos de una revista brasileña para hacerlo.

Un día, muy de mañana, cuando se disponía a partir hacia la universidad, su hijo, el documental, la llamó con una sensible súplica:

-         Mamá, yo no quiero ser documental, lo que más deseo en mi vida es cambiar de género y te lo ruego con todas mis fuerzas. Transfórmeme en novela.

Muy sorprendida su madre y preocupada le respondió:

-         Déme un tiempo para pensarlo. Ella sabía que el documental ya estaba en la editorial de la un universidad y antes de que terminara el año, a escasos días, vería la luz.

Durante el viaje, cavilaba lo que su hijo del alma le había pedido y al entrar a su cubículo lo primero que hizo fue llamar a una compañera y plantearle lo solicitado por su hijo.

-         No se preocupe,  le respondió su camarada, tengo un conocido que es filólogo y le llaman el transformista, pues corrige, tesis y hasta las rehace, es un genio. Tiene un consultorio de trabajo en San Pedro, por Vargas Araya y este es el teléfono.

Muy contenta la profe de psicología, antes del almuerzo, se dirigió a la cita con el filólogo y lo encontró solo.

-¿Qué desea, señora, pase adelante?

-Pues he escrito este documental y necesito cambiarlo a novela.

El filólogo se quedó pensando  con el entrecejo fruncido y al rato le respondió:

-         Todo es posible, aunque lo que se propone no será fácil lograrlo cien por ciento.

-         Y comenzó a recetarle una serie de transformaciones, más formales que de contenido, pues la profe deseaba mantener la rigurosidad científica de su  investigación.

-         -Comience cambiándole el nombre por novela en vez de documental. Luego cámbiele el título y le sugirió uno como ejemplo:

-         -Podría llamarla Crimen con sonrisa. Es muy poético y metafórico, quizás hasta la personificación le calza. Imagínese un crimen sonriente, debe ser impactante.

-         Además invente algún personaje que le sirva de guía para el paralelismo entre el inicio de carrera y todos sus efectos y las descripciones de los crímenes. Juan es un nombre sonoro y hasta simbólico pues la Biblia lo tiene como un gran apóstol y júntelo con otros compañeros de inicio. Procure que sean más mujeres que hombres.

Y el creativo filólogo pensó más y  más y le recomendó que eliminara las 162 citas a pie de página y las copias textuales de algunas de ellas pues eso era propio de un documental y nunca de una ficción a lo que la profe se opuso.

Al fin la profesora  pagó la consulta al filólogo y se marchó con la notica que alegraría a su hijo ahora convertido en hija. No más a la entrada lo encontró restregándose los ojos. La madre preocupada le interrogó, la razón y él le confesó que durante la noche había tenido un sueño  un poco inquietante.

Se sentó a su lado y le solicitó que se lo contara.

-Pues soñé que era ya una joven y estudiaba el cuarto año del colegio y no comprendía por qué todos me llamaban riéndose Mutante y no novela como correspondía.

La madre con una sonrisa dibujada le replicó:

-         Eso hija mía es bullying, no le des importancia.

-         También soñé en ese ratito que me darían un premio del año, llamado Aquileo y que todos se reían de mí porque era y no era y afirmaban que el transformista solo me había maquillado.

-         Hija, no haga caso a los sueños son ficciones, embustes, mentiras, y se experimenta como si fuera realidad.

La novela, ya sosegada le afirmó:

-         Entonces los sueños son como la literatura, ficción, creación que el cerebro realiza al transformar la realidad. En otras palabras, la literatura solo es embuste, mentira pero que encierra gracias al lenguaje una bella realidad. Ahora ya lo entiendo y a ese bullying, no le haré caso.

Las partículas elementales de Michel Houellebecq

| No Comments

 

 Michel Houellebecq, nació en el año 1958 de nacionalidad francesa, escribió varias novelas es poeta, ensayista y claro novelista. Entre otras publicó Ampliación del campo de batalla, Plataforma, Ampliación de una isla, El mapa y el territorio, Lanzarote,  El mundo como supermercado, Intervenciones, Enemigos públicos. En poesía destaca La búsqueda de la felicidad.
La novela que comentaremos la llamó Las partículas elementales y se la publicó en el año 1998 en francés y en español, Anagrama, en 1999.
La  situación inicial de esta novela es descrita por un narrador, sujeto de la enunciación y parte de un conflicto muy generalizado:

Michel Houellebecq, nació en el año 1958 de nacionalidad francesa, escribió varias novelas es poeta, ensayista y claro novelista. Entre otras publicó Ampliación del campo de batalla, Plataforma, Ampliación de una isla, El mapa y el territorio, Lanzarote,  El mundo como supermercado, Intervenciones, Enemigos públicos. En poesía destaca La búsqueda de la felicidad.

La novela que comentaremos la llamó Las partículas elementales y se la publicó en el año 1998 en francés y en español, Anagrama, en 1999.

La  situación inicial de esta novela es descrita por un narrador, sujeto de la enunciación y parte de un conflicto muy generalizado:

"El relato de una vida humana puede ser tan  largo o tan breve como uno quiera. Naturalmente se recomienda, por su extrema brevedad, la opción metafísica o trágica, que se limita al fin y al cabo a las fechas de nacimiento y muerte grabadas clásicamente en una lápida". P. 26.

Y  parte de uno de sus principios teóricos:

"Toda  sociedad tiene sus puntos débiles, sus llagas. Meted el dedo en la llaga y apretad bien fuerte"

Pues toda la novela no hizo otra cosa que puntualizar esa máxima. Tanto Michel, el intelectual, el científico, el investigador en Biología, que abandonó toda otra actividad, fuera personal, psicológica o familiar y su hermanastro Bruno que asumió a través del sujeto de enunciación la postura contraria. El sexo se convirtió casi en la única actividad de su vida y representó en él, la supervivencia, y el sustento de su vida.

Estos dos hermanos de madre, muy jóvenes fueron abandonados por su madre que prefirió una comuna de hippies en California.

En esta novela encontraremos el lado oscuro, las llagas de una sociedad degradada, loca, despiadada, enfermiza, a la deriva y guiada por las pasiones de enfermos de toda naturaleza y dos jóvenes luchando por encontrar un respiradero a esas aguas pestilentes de ella. No se podría esperar otro final que la degradación total de ellos.

La narración no solo plantea esa sociedad degradada sino que poco a poco se extiende por los diferentes períodos recorridos por la humanidad y los desnuda, los desenmascara, los pone en evidencia tal y como si se tratara, la sociedad en un ser vivo y descubre la llaga que ha estado oculta unas veces por defender intereses políticos y otras, las más por mostrar solo un lado de esa sociedad. Así desfilan los años sesentas con los hippies, los setentas y los ochentas, como los círculos del infierno en Dante.

Y el sexo no solo priva sobre el deseo, hasta llegar al incesto y las más brutales vejaciones, sino que se reitera tanto que es posible que termine, el lector la novela  un tanto hastiado.

"En toda la superficie del planeta una humanidad cansada, llena de dudas sobre sí misma y sobre su propia historia, se disponía, mal que bien, a entrar en un nuevo milenio" p. 300

Y no se crean que la historia de la novela, los procesos de mejoramiento tanto como los de degradación, que se mantienen en una concatenación de acontecimientos. No, su verosímil va más allá y plantea un paralelismo interesante entre la ciencia conocida hasta hoy y los comportamientos de los personajes. No escatima ningún esfuerzo el sujeto de enunciación, así como los personajes, sobre todo Michel, por explicitar los alcances de la ciencia relacionada sobre todo con las partículas elementales atómicas, los cuantos y los avances de la biología sobre todo nuclear.

Y tampoco desprecia las teorías de la psicología, modernas. No al estilo ensayístico sino de un riquísimo diálogo de esos temas entre los personajes.

La tejedora de sombras. Jorge Volpi

| No Comments

Foto: El novelista mexicano Jorge Volpi publicó en el año 2012, la obra La tejedora de sombras, novela que se la publicó Planeta y ganó el premio Iberoamericano de narrativa.

Esta novela, narrada desde un yo, sujeto de la enunciación plantea desde el  principio que es el final de la historia, uno o varios triángulos amorosos que en ocasiones resultan ser cuadrados y cuyos terceros personajes, los no oficiales, suelen ser muchos y diferentes, sin importar condición social  u otros rasgos. 
La relación de unión libre entre Cristiana Morgan, una estadounidense (1897-1967), psicoanalista diletante y estudiante de arte y el psicólogo Henry Murray (1893-1988) y en varias ocasiones pacientes de Carl Gustav Jung. Ambos son casados antes de conocerse y eso les sirve de pretexto para justificar sus infelicidades.
Tanto Cristiana como Murray son hijos de una clase social rica y durante toda la historia dejar explícita una  forma de relación amorosa, más cercana a lo sexual ocasional que a una relación permanente alimentada por el amor.
La hipótesis, a nuestro juicio es los humanos deben vivir libremente las relaciones amorosas y no importa quién sea el elemento de la pareja, un amigo, un joven ocasional, una estudiante, etc. La relación permanente y entre dos individuos pareciera que se deja de lado y se impone otro código. 
Esta libertada absoluta permea toda la novela y cobra supremacía en ella. Y se torna repetitiva y retórica.
Otro aspecto que deseamos reseñar es la preponderancia que se le da a la condición de profesional. Acapara todo e impide cualquier otro aspecto importante. Así los personajes Cristina u otros implicados con ella, unas veces están con ella pero la mayoría de veces radican por tiempos indefinidos en otros países y lo mismo suele pasarle a ella. Visitan clínicas, y hospitales psicológicos por períodos varios y establecen relaciones sexuales con profesores o estudiantes sin importar más que su propia condición de persona experimental.

El novelista mexicano Jorge Volpi publicó en el año 2012, la obra La tejedora de sombras, novela que se la publicó Planeta y ganó el premio Iberoamericano de narrativa.

 

Esta novela, narrada desde un yo, sujeto de la enunciación plantea desde el  principio que es el final de la historia, uno o varios triángulos amorosos que en ocasiones resultan ser cuadrados y cuyos terceros personajes, los no oficiales, suelen ser muchos y diferentes, sin importar condición social  u otros rasgos.

La relación de unión libre entre Cristiana Morgan, una estadounidense (1897-1967), psicoanalista diletante y estudiante de arte y el psicólogo Henry Murray (1893-1988) y en varias ocasiones pacientes de Carl Gustav Jung. Ambos son casados antes de conocerse y eso les sirve de pretexto para justificar sus infelicidades.

Tanto Cristiana como Murray son hijos de una clase social rica y durante toda la historia dejar explícita una  forma de relación amorosa, más cercana a lo sexual ocasional que a una relación permanente alimentada por el amor.

La hipótesis, a nuestro juicio es los humanos deben vivir libremente las relaciones amorosas y no importa quién sea el elemento de la pareja, un amigo, un joven ocasional, una estudiante, etc. La relación permanente y entre dos individuos pareciera que se deja de lado y se impone otro código.

Esta libertada absoluta permea toda la novela y cobra supremacía en ella. Y se torna repetitiva y retórica.

Otro aspecto que deseamos reseñar es la preponderancia que se le da a la condición de profesional. Acapara todo e impide cualquier otro aspecto importante. Así los personajes Cristina u otros implicados con ella, unas veces están con ella pero la mayoría de veces radican por tiempos indefinidos en otros países y lo mismo suele pasarle a ella. Visitan clínicas, y hospitales psicológicos por períodos varios y establecen relaciones sexuales con profesores o estudiantes sin importar más que su propia condición de persona experimental.

"Y hoy estamos aquí, en Florencia, él me ama y yo lo amo, y apenas nos toleramos si no es rodeados de amigos, de Harry y Jo, incluso de Mike y de Verónica; cualquiera que nos haga olvidar en lo que nos hemos transformado". P. 22.

Y, a pesar de convivir Cristiana con Jung,  y éste vivir con su esposa y las alumnas que alguna vez fueron sus amantes preferidas y exponerle su diario, la verdad es que en toda la novela conceptos estimados por el psicoanalista, casi no entran en el análisis. Me refiero a los arquetipos, el "animus", y la "anima" y quizás el más importante como lo es "la concienciación".

El lector siente que casi toda la historia narrada está llena de lances sexuales, conversaciones profesionales, reproches, frustraciones y casi ninguna felicidad. Aún las meditaciones de Cristiana frente al mar se tornan solitarias, y llenas de ansiedades que nunca se satisfacen. Y no importan los lugares que visiten y los hoteles que los abrigan y menos los amigos o desconocidos que los acompañen por las noches:

Para ser directos, afirmamos que ese discreto encanto de la burguesía profesional, más que felicidad lo que provoca es una vida insípida, llena de apariencias tanto sexuales como profesionales que en el caso de cristiana tocan el límite con las llamadas percepciones.

Podríamos afirmar que es una novela corriente, tradicional, aburrida y hasta escrita con algunos descuidos del lenguaje y carente de interés aún para los especialistas en la psicología.

Rodolfo Arias Formoso. Guirnaldas (bajo tierra)

| No Comments

 

Rodolfo Arias Formoso publica, bajo el sello editorial Lanzallamas, en el año 2013, la novela Guirnaldas (bajo tierra).
Es una novela espacio social que utiliza un sujeto de enunciación que curiosamente se inserta discretamente y con la función exclusiva de presentar y dar lenguaje y expresión  a los personajes con sus propias visiones y puntos de vista. Así, este yo, fuera de la historia tiene la oportunidad de configurar las historias de los sujetos del enunciado sin intervenir en los personajes que participan en esas pequeñas-grandes historias que conforman el mapa físico- social de la novela. Una muy original manera, no solo de plantear puntos de vista diferentes y codificar la gama de personalidades, procesos y acciones de los personajes.
 La amalgama de historias, intercomunicadas unas y más independientes otras, permite al sujeto de enunciación evidenciar un verosímil social de una clase media, con aspiraciones de ascenso social y otras, en cambio, derrotadas por sus propias y ajenas condiciones de vida que les correspondió vivir.  Algo así como vida de pasiones, miserias, dolores, necesidades,  infortunios, y errores de una sociedad enajenada, alienante,  supersticiosa, deshumaniza                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            da y que mueve a esos personajes a la tragedia y el desamor.
Personajes que van configurando, poco a poco en esas casi 500 páginas sus propias historias, tales como las sucedidas en Honduras, por el Pumilla, la de Yéison, empleado en el Aeropuerto con el narco,  el triángulo amoroso entre Manuel, Karla y Alina que ocupan casi el corazón de la novela, las jóvenes estudiantes heredianas asesinadas por el neonazi y otras secundarias pero importantes para configurar ese mapa social explícito en la novela.       
Y por qué no citar las genios, sobre todo, cuando es el personaje científico matemático que después de recibir grandes honores, muere en un supermercado casi gracias al azar.   
Es una novela que sin duda no pasará desapercibida, bien escrita y mejor estructurada que penetra en los rincones sociales de un país, cuyo referente es Costa Rica y desnuda una vida social llena de conflictos degradantes que convierte a los personajes en víctimas y victimarios de su medio y sus propias decisiones, movidos sobre todo por la ambición, el deseo de divertirse, como las chicas heredianas, más allá de sus propias posibilidades.
No deseamos terminar sin antes hacer mención de la historia policiaca de ese crimen y el desenlace fatal para la genio Génesis, al final de la novela. Nos pareció excelente y muy bien estructurada aunque el lector bien puede deducir con alguna facilidad algunos acontecimientos futuros importantes de la historia que se muestran predecibles.
Y la otra historia destacada es el accidente de Manuel, adinerado, que lo conduce a la Reforma y ahí  lo violan dos pandilleros que son pagados por el padre de las jóvenes heredianas, y ante esa desgracia decide suicidarse. 
El amor por Karla un tanto espontáneo y producto de una noche de amor, le conduce a la desesperación y comete el gran error de manejar en estado etílico, matar a un hombre, dejar embarazada a Karla y dos familias, la propia y la de Alina, sin esposo y desintegradas, sobre todo la de Alina, su esposa.
Algo inverosímil, lo apuntamos es el acto de su hermano Diego ante Karla, cuando sabe que es hija de su hermano que se presenta al trabajo de ella y le deja la escritura de dos departamentos. Karla rompe uno pero se deja el segundo para vivir con su hija. Es poco corriente que tal generosidad ocurra entre esos ricos. Pero ese es el verosímil de la novela y como tal hay que aceptarlo.

Rodolfo Arias Formoso publica, bajo el sello editorial Lanzallamas, en el año 2013, la novela Guirnaldas (bajo tierra).

Es una novela espacio social que utiliza un sujeto de enunciación que curiosamente se inserta discretamente y con la función exclusiva de presentar y dar lenguaje y expresión  a los personajes con sus propias visiones y puntos de vista. Así, este yo, fuera de la historia tiene la oportunidad de configurar las historias de los sujetos del enunciado sin intervenir en los personajes que participan en esas pequeñas-grandes historias que conforman el mapa físico- social de la novela. Una muy original manera, no solo de plantear puntos de vista diferentes y codificar la gama de personalidades, procesos y acciones de los personajes.

 La amalgama de historias, intercomunicadas unas y más independientes otras, permite al sujeto de enunciación evidenciar un verosímil social de una clase media, con aspiraciones de ascenso social y otras, en cambio, derrotadas por sus propias y ajenas condiciones de vida que les correspondió vivir.  Algo así como vida de pasiones, miserias, dolores, necesidades,  infortunios, y errores de una sociedad enajenada, alienante,  supersticiosa, deshumaniza                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            da y que mueve a esos personajes a la tragedia y el desamor.

Personajes que van configurando, poco a poco en esas casi 500 páginas sus propias historias, tales como las sucedidas en Honduras, por el Pumilla, la de Yéison, empleado en el Aeropuerto con el narco,  el triángulo amoroso entre Manuel, Karla y Alina que ocupan casi el corazón de la novela, las jóvenes estudiantes heredianas asesinadas por el neonazi y otras secundarias pero importantes para configurar ese mapa social explícito en la novela.      

Y por qué no citar las genios, sobre todo, cuando es el personaje científico matemático que después de recibir grandes honores, muere en un supermercado casi gracias al azar.  

Es una novela que sin duda no pasará desapercibida, bien escrita y mejor estructurada que penetra en los rincones sociales de un país, cuyo referente es Costa Rica y desnuda una vida social llena de conflictos degradantes que convierte a los personajes en víctimas y victimarios de su medio y sus propias decisiones, movidos sobre todo por la ambición, el deseo de divertirse, como las chicas heredianas, más allá de sus propias posibilidades.

No deseamos terminar sin antes hacer mención de la historia policiaca de ese crimen y el desenlace fatal para la genio Génesis, al final de la novela. Nos pareció excelente y muy bien estructurada aunque el lector bien puede deducir con alguna facilidad algunos acontecimientos futuros importantes de la historia que se muestran predecibles.

Y la otra historia destacada es el accidente de Manuel, adinerado, que lo conduce a la Reforma y ahí  lo violan dos pandilleros que son pagados por el padre de las jóvenes heredianas, y ante esa desgracia decide suicidarse.

El amor por Karla un tanto espontáneo y producto de una noche de amor, le conduce a la desesperación y comete el gran error de manejar en estado etílico, matar a un hombre, dejar embarazada a Karla y dos familias, la propia y la de Alina, sin esposo y desintegradas, sobre todo la de Alina, su esposa.

Algo inverosímil, lo apuntamos es el acto de su hermano Diego ante Karla, cuando sabe que es hija de su hermano que se presenta al trabajo de ella y le deja la escritura de dos departamentos. Karla rompe uno pero se deja el segundo para vivir con su hija. Es poco corriente que tal generosidad ocurra entre esos ricos. Pero ese es el verosímil de la novela y como tal hay que aceptarlo.

Powered by Movable Type 4.23-en

Recent Comments

  • Luis Diego Villalobos: Buenas, me parecen unas anotaciones muy interesantes sobre este gran read more
  • Giselle Fernández : Hola había comprado el libro Historias de mi Barrio, El read more
  • ingifts Mini-Monster Schlüsselanhänger: My brother recommended I might like this website. He was read more
  • Maria jose: Un cuento excelente, con mucho de arte y sobre todo read more
  • Alvar Antillón Salazar: Otros trabajos; Contadora, ¿Simples Buenos Oficios o Formal Mediación? read more
  • Alberto Berríos Pérez: Es Ud. por casualidad, descendiente de Mario Robles Salazar y read more
  • Enrique: Interesante el sentimiento de odio razonable que ocultan este tipo read more
  • Enrique: Interesante el sentimiento de odio razonable que ocultan este tipo read more
  • carlos morales: Me gustaría saber que ha sido de este señor, porque read more
  • Anonymous: los nexos son nexos read more

Recent Assets

  • DSC01742.JPG Benedicto Víquez Guzmán

Find recent content on the main index or look in the archives to find all content.