business catalog article new catalog business opportunities finance catalog deposites money catalog making art loan catalog deposits making catalog your home good income catalog outcome issue medicine catalog drugs market catalog money trends self catalog roof repairing market catalog online secure catalog skin tools wedding catalog jewellery newspaper catalog for magazine geo catalog places business catalog design Car catalog and Jips production catalog business ladies catalog cosmetics sector sport catalog and fat burn vat catalog insurance price fitness catalog catalog furniture catalog at home which catalog insurance firms new catalog devoloping technology healthy catalog nutrition dress catalog up company catalog income insurance catalog and life dream catalog home create catalog new business individual catalog loan form cooking catalog ingredients which catalog firms is good choosing catalog most efficient business comment catalog on goods technology catalog business secret catalog of business company catalog redirects credits catalog in business guide catalog for business cheap catalog insurance tips selling catalog abroad protein catalog diets improve catalog your home security catalog importance

Marzo 2015 Archives

Luisa: 1857. Relato publicado por Manuel Argüello Mora

| No Comments

Luisa: 1857

 

Publicado por entregas en Crónica de Costa Rica, Nos. 8, año I, y el 2 de mayo del año 1857, 3,4.

 

Aunque algunos críticos lo consideraron como la primera novela escrita en Costa Rica en dos tiradas en el periódico Crónica de Costa Rica, en realidad es un relato.

 

El narrador protagonista es un cafetalero que se enamora y  casa con Luisa, vive en la casa que heredó de su padre y está locamente enamorado de ella y gasta mucho en regalos y lujos.

 

Su negocio de venta de café a Europa no andaba bien, en ese año de 1854. Nació, además, su primer hijo, cuyo nombre fue Eduardo como él, escogido por Luisa.

 

El veía disminuir su capital mientras su mandador se enriquecía. Vino a menos y se degradó, de tal manera, por las deudas y los cobros de sus acreedores judíos que decidió matarse.

 

Un día pide dinero prestado a un amigo y lo pierde todo. Llega tarde a su casa y toma la pistola y titubea pero sale de su casa dispuesto a matarse.

 

En la puerta Luisa lo llama y le impide salir, le quita el arma y cae desmayada en sus brazos.

 

Luisa lee la carta que le había escrito Eduardo y al amanecer sale de la casa y regresa hasta la noche.

 

Había vendido la casa que le heredó su padre, visitado a los acreedores judíos y pagado las deudas.

 

Le solicita a Eduardo, luego, que se vayan a vivir a su hacienda cafetalera y despiden al mandador que les robaba el dinero, arreglan la casita y viven pobres pero muy felices.

 

Un amigo los visita con frecuencia y llegan a la conclusión que las mujeres son virtuosas, inteligentes, ejemplares madres y son capaces de vender hasta sus joyas y vestidos caros con tal de mantener felices a sus hijos y al esposo. Eduardo administra su propia hacienda y disfruta las mieles del hogar con sus hijos y su adorada esposa.

 

Es un relato amoroso ejemplar, bien escrito, sentimental pero de educación.

 

No cabe duda que este cuento es  tradicional, de típico narrador protagonista.

 

Se inicia con una situación negativa, de conflicto económico y desarrolla un proceso degradado del hombre hasta intentar matarse, víctima de su propia impotencia y malas decisiones. Luisa en cambio es una mujer madura que en la adversidad lucha por emprender un proceso racional, realista pero positivo y logra salvar, no solo los problemas económicos sino los depresivos de su marido y convertir la tragedia en una situación feliz, gracias a su madurez y desprendimiento en aras de su familia.

 

Me agrado este relato, por una razón importante. La situación final positiva se logra, no por un elemento maravilloso y la ayuda de un agente mágico sino por la racionalidad de una mujer que invierte el concepto machista de que la mujer es emotiva, sentimental y en ella priva lo racional sobre lo sentimental.

 

 

Johann Schoenfeld Rodríguez

| No Comments

 

JOHANN SCHOENFELD RODRÍGUEZ

(1986)

 

Johann Schoenfeld Rodríguez nació un 23 de abril de 1986 en San José, Costa Rica. Asistió al Colegio Humboldt y al Colegio San Lorenzo en el que se graduó de bachiller. Cursa actualmente periodismo, Ciencias de la Comunicación en la Universidad Latina.

 

 

LO QUE HA ESCRITO JOHANN SCHOENFELD RODRÍGUEZ

 

NOVELA

 

1. El día que no existí: 2007

 

CUENTO

 

1. Al final del camino: 2003

 

El día que no existí es la primera novela que escribe este joven costarricense1.

 

Así la expone la Editorial Uruk a través de Juan Murillo en el blog 100 palabras.

 

El día que no existí, la primera novela de Johann Schoenfeld, es una novela de denuncia de la brutalidad del trato entre estudiantes de primaria o secundaria, y específicamente la victimización de los estudiantes que no tienen propensión a la violencia por parte de los típicos matones. La novela es interesante porque demuestra en el autor una solvencia narrativa inusitada para sus veintidós años. La voz del protagonista es uniforme y creíble y muy probablemente autobiográfica. La prosa del autor es límpida y facilita la lectura de la obra, con contadas excepciones en las que Schoenfeld interrumpe la historia para que el narrador comente sobre la escogencia de palabras que usa para describir situaciones o, peor aún, para recordarle a los lectores en segunda persona plural datos importantes que ya se han presentado en la novela. Aparte de estas ingenuidades narrativas y de algunos costarriqueñismos como "que tontera" o "quien quita", la narración es neutra, límpida y ágil y lleva a buen termino la historia.

En cuanto a la historia misma no hay mucho que decir, la trama es simple: Un estudiante de último año de colegio es sistemáticamente abusado por los matones de su clase. Ya en un estado depresivo, por los constantes abusos, busca infructuosamente maneras de adaptarse a la situación. Conversa con su bibliotecaria, conoce a una chica menor que también sufre vejaciones, tiene un primer roce con el alcohol y los tranquilizantes, se esconde en bodegas, falta a clases, habla con la orientadora y finalmente es participe del horror final que deriva de estas situaciones. El incremento de la tensión es sostenido aunque no se puede decir que necesariamente el lector viva la angustia que vive el personaje, cuyas reacciones, en determinados momentos, parecieran desproporcionadas. Quizá la deficiencia más importante de la novela es la misma situación que incrementa e invisibiliza el problema de la brutalidad entre jóvenes de edad escolar: la vida simplificada y emocional del niño o adolescente es de alguna manera inaccesible para la mente adulta, quien ya no dimensiona estas vivencias con la importancia que lo hace el joven. La narración,
que en esta novela se invierte en la descripción de minucias y actividades menores, bien podría haber sido usada en situar al lector dentro de la vida del personaje, de las diferencias esenciales de la vida de un niño o un adolescente con las de un adulto. El problema se extiende a todos los otros personajes de la novela de los cuales no tenemos más que someras descripciones superficiales y de quienes no es posible entender su forma de actuar por simples carencias de información.

La novela, como novela de denuncia de un problema de la vida real que termina con un epílogo moralizante que se explaya con estadísticas y consejos sobre el asunto de la narración, cumple su propósito básico. Schoenfeld, sin embargo, hará bien en darles vida e historia a sus personajes futuros y mostrar las múltiples facetas de la realidad de cualquier asunto si no quiere ver sus novelas criticadas como simples panfletos de denuncia. La novela es una poderosa herramienta dramatizadota de ideas que puede servir de asta a cualquier estandarte, pero también puede y, en mi opinión, debe ser mucho, mucho más. De Schoenfeld esperamos que, con unos años más a su haber, sea capaz, con esa prosa límpida y su evidente fluidez narrativa, de generar novelas más complejas que representen el mundo, como se espera de una novela, más que representar una idea, lo cual se puede hacer bien en un artículo de opinión.


1 Schoenfeld Rodríguez, Johann. El día que no existí. Ed. Perro Azul, San José, 2007.

1 Murillo Juan. 100 palabras por minuto.

 

Cyrus Shahnavaz Piedra

| No Comments

Resultado de imagen para Biografía de cyrus shahnavaz piedra

 

CIRUS SHAHNAVAZ PIEDRA

(1985)

 

Cyrus Shahnavaz Piedra nació en San José Centro, Coronado o Guadalupe, el día 01 de enero del año 1985, como parte de una familia obrera.

 

Su padre Atri Kamran Shahnavaz es de origen iraní, mientras que su  madre María Piedra Gutiérrez, es costarricense, divorciada y casada en segundas nupcias.  De este segundo matrimonio tuvo dos hijas.

 

Así este joven vive, durante los primeros años de su vida con dos culturas distintas; de tal modo, el sentido de contradicción y aislamiento encontraron arraigo en su carácter como bases fundamentales en su proceso creativo.

 

Desde muy niño, estuvo dedicado a la permanente invención, y se consagró, sin saberlo, a una constante evolución creadora.

 

Cursó sin mayor atención y con amenazantes dificultades la primaria y la secundaria, las que le dejan un sinsabor e impiden el ingreso a la universidad. Por ello, se ha dedicado a pequeños oficios que le permitan espacio a su nebulosa filosofía de vida.

 

Aunque ha vivido en un mundo de altos riesgos al filo de la navaja, más por azar que por otra cosa se ha salvado de escabrosas caídas y estropicios. A través de este riesgo constante, ha logrado captar la esencia de su mundo interior, que es precisamente un reflejo inherente del ser social consciente que lo puso en la obligación de escribir.

 

En el 2013 obtiene el Premio Editorial Costa Rica con su novela El diminuto corazón de la Iguana y un año después recibirá el premio de novela costarricense Aquileo Echeverría.

 

LO QUE HA ESCRITO CIRUS SHAHNAVAZ PIEDRA

 

  

NOVELA

 

 1. El diminuto corazón de la Iguana: 2014.

 

 

 CUENTO

 

 1. El circo del deseo: 2009

 

 

 POESÍA

 

 1. A la luz del alcanfor: 2010

 

 La novela El diminito corazón de la iguana1 fue publicada en el año 2014.

 

 Fernando Chaves Espinach entrevista al autor en La Nación el 10 de marzo del año 2014

 

"En el origen de  El diminuto corazón de la iguana hay un disparo. Un altercado, que acabó con violencia, mantuvo a Cirus Sh. Piedra en un hospital por doce días: allí se gestó la novela ganadora del Premio Editorial Costa Rica del 2013.

 

"Sus personajes son creíbles, desgarradores e inolvidables", sentencia el fallo del jurado. Detrás de estas voces hay una suerte de autobiografía.

 

Cyrus Shanavaz Piedra describe su experimento: "No es una historia lineal, sino que da muchas vueltas; es como una libre asociación y se siente, más o menos, como si fuera un sueño".

 

De este viaje por distintas mentes conversó con  Viva.

 

 ¿Cómo nació esta novela? ¿Cómo empezó a escribirla?

 

"Nace de la necesidad de celebrar un hecho sumamente aislado y poco característico en nuestra pacífica Costa Rica: el hecho de un violento crimen a mano armada.

 

Ya que pocos escritores -o ninguno- se están dando a la tarea de crecer en ciertos barrios y vivir obligadamente ciertas experiencias, pensé en escribir un diario. El diario se hizo demasiado largo y pensé que podía ganar algún dinero con ello, ya que el salario mínimo es muy mínimo (y podría ser más bajo si no fuera ilegal)".

 

Empecé a redactarla en una hoja, con un lápiz mongol (era lo único que humildemente conseguí en el hospital), en un orden más o menos cristiano para que fuera entendible, pensando, sobre todo, en experiencias anteriores y tal vez consideraciones a futuro (las potencias normales en el universo) y salió algo que más o menos conmueve a los lectores (al menos conmovió al jurado). Podría ser visto, si se ve bien y se ve más allá de las orejas, como un reflejo fiel de cierta realidad del país, la realidad develada, la realidad cruda que algunos vivimos cuando nada es cómodo y el dinero no sobra".

 

  ¿Qué narra en este nuevo libro?

 

 "Nada nuevo; en realidad, sigo el hilo conductor que me ha llevado a escribir desde un principio. Soy solo la voz, entre muchas voces, que logra componer canciones de amor y muerte. El tema es el mismo de mis libros anteriores, y no podrá ser diferente, puesto que mi vida es la misma.

 

 Ahora solo les doy voz a los humillados, a los marginados, a los que nunca fueron, a los fracasados, a los ociosos, a las víctimas, al maleante, al minúsculo, al amor falso y al amor verdadero, al poca cosa..."

 

 Tal vez lo hago para hacerlos crecer, y darles a constar que su vida ha sido vivida, y que -a como hay dos formas de escribir la historia- no solo los reyes y los faraones merecen biografías: todo lo contrario, la historia la construyen los ocultos, los trabajadores, los decepcionados, los desheredados".

 

 ¿Quién es su personaje principal?

 

 "Me gustaría decir que yo, porque en un primer plano la novela es biográfica; y me gustaría decir también que el mundo, en su constante vuelco y detrimento gravitacional (civilización incluida).

 

Pero, en realidad el personaje principal es la trama política. Gracias a ella existe poder y gloria y hambre y derrota. Mi tema gira entre estos dos y cuestiona la imposibilidad de cierta gente de acceder a uno y no a lo otro".

 

 ¿Qué hace al crimen y al delito, interesantes para la literatura?

 

 "Una lectura superficial al libro (y me imagino que a la portada) da la impresión que a mí me parece rescatable el crimen. Nada puede estar más alejado de esto. Yo me asqueo ante el crimen (porque lo he vivido y lo veo siempre por donde camino). No me interesa para nada narrar al crimen o al delito por sí mismos. Me interesa por sobre todo-si se quiere ver de esta manera- la historia antes del crimen, y la historia después. En todo caso creo que en mi libro, o en la calle, si existen crímenes son pequeños crímenes conyugales. Los verdaderos crímenes están en los mares cuando hay un desliz por parte de un petrolero, o en Gaza, o en Venezuela, o en Siria, o en Yemen, cuando un avión no tripulado "accidentalmente" bombardea niños y celebraciones de boda, o cuando empresas deliberadamente semiextinguen un animal para que el mercado ofrezca más por él: esos son crímenes. Lo que yo doy son aventuras pasionales".

 

  Se ha hablado mucho de la literatura de la marginalidad urbana, pero ¿es posible narrarla? ¿Qué se puede contar de ella? ¿Suficientes autores se han atrevido a explorarla?

 

 "Creo que incluso Cervantes escribía sobre la marginalidad. La canción ha sido siempre de amor y muerte; lo que pasa es que, en la comodidad de la vivienda, en la ley y el 'confort', en la atención y el cuidado, en el jardín verde, las emociones son mínimas, el riesgo es nulo, la vocación se debilita y el trato al tema es dulce. Sólo hay dos cosas: ley y caos. La ley produce  best sellers, el caos produce 5000 años de literatura. Pero no solo es contenido, la forma es partícipe también, y estos dos juegan un romance dialéctico. Al no haber perfecta conjunción entre estos dos, se escribe, o libros de auto ayuda, o artículos en sucesos".

 

 ¿Por qué escribe?

 

 "Porque es mi labor. Porque quiero que la imaginación llegue al poder. Es mi recompensa, además, el poder escribir por haber escrito. Es mi pulsión, mi impulso vital. Porque sin texto no hay vida, y en esta vida en particular que creo existen galaxias de personas que merecen atención, y cuido. Gente que pasa por la vida de manera imperceptible".

 

El diminuto corazón de la Iguana es una novela de espacio psico-social, polifónica y gestada, desde varias perspectivas y puntos de vista, propias del fluir de conciencia.

 

 

 Imaginemos una enorme poza de ciento cuarenta y un metros de circunferencia y el Hospital Calderón Guardia colocado en el centro. Entra un herido de dos o tres balazos y se abre, con su llegada un sincronizado número de ondas circulares, como cuando de niños tirábamos una piedra en el centro de una poza y comenzábamos a ver ruedas a su alrededor que se iban creando hasta extinguirse, mientras las hojas en ella permanecían en el mismo lugar.

 

De la misma manera inician las enunciaciones hechas por un personaje en primera persona y de ellas nacen otras y otras, condensadas, circulares, fraccionadas, pequeñas pero relacionadas, conectadas unas con otras. Y viajan como ondas, desde ese presente, hacia el pasado cercano, remoto y espacios diversos que se evocan desde ahí y comienzan a salir rostros conocidos y vivencias en prostíbulos, bares, molinos rojos, calles y avenidas, barrios cercanos y a veces más lejanos como  Esparza, Puntarenas, Limón y fuera de nuestras fronteras pero todas conectadas y vistas desde la conciencia y más arriba o abajo como el subconsciente pero todas conectadas con la miseria, el dolor, la tristeza del hombre en todas las condiciones.

 

Y se abre ese fluir de conciencia y aparece lo onírico, lo condensado del sueño, lo impredecible para llenar un discurso de imágenes-diálogos, hechos-muerte, hambres-dolor, niños-abandono, solidaridad-compasión (los menos y solo entre ellos).

 

Y caen más pacientes en la poza-hospital, una anciana abandonada, otro herido de bala, y otros y otros y se abren diálogos entre unos y otros y aparecen historias y más historias entre los programas de la abuela oyendo a tres patines o la sopa que hizo el ciego en su guarida y ya está llena de cucarachas, encuentros en las aceras, viajes con el crack, robos y cárcel, encuentros y desencuentros y niños que huyen de la escuela al predio abandonado a inhalar cemento o fumar mota.

 

No hay casi tiempo para asimilar tanta historia y sigue lloviendo heridos en la poza hasta que el baleado sale del hospital y le avisan que Chimi, el droguis que duerme en cajas de cartón y con medio cuerpo sin vida, lo necesita y acude a él. Le ruega que lo lleve a la cueva. Entonces lo levanta y lo carga en el último camino de su vida, hace esfuerzos para jalarlo, se lo echa al hombro y de camino la piel se convierte en plumas, y cuando se caen en arena, y el camino en sangre y ya no caminan sino reptan como serpientes por ese río de sangre, hasta llegar a la cueva del diminuto corazón de la iguana, arrastrados, desolados y solos.

 

Como si fuera el viaje al origen de la humanidad, al principio de todas las cosas, de la nada, e inicio del movimiento, de la vida. Una involución estelar y por de pronto terrenal.

 

Novela llena de más preguntas que respuestas, sobre la humanidad, mezquina, sin altruismo y materialista.



1 Shahnavaz Piedra Cyrus. El diminuto corazón de la Iguana. Ed. Costa Rica, San José, 2014.

Powered by Movable Type 4.23-en

About this Archive

This page is an archive of entries from Marzo 2015 listed from newest to oldest.

Febrero 2015 is the previous archive.

Abril 2015 is the next archive.

Find recent content on the main index or look in the archives to find all content.