business catalog article new catalog business opportunities finance catalog deposites money catalog making art loan catalog deposits making catalog your home good income catalog outcome issue medicine catalog drugs market catalog money trends self catalog roof repairing market catalog online secure catalog skin tools wedding catalog jewellery newspaper catalog for magazine geo catalog places business catalog design Car catalog and Jips production catalog business ladies catalog cosmetics sector sport catalog and fat burn vat catalog insurance price fitness catalog catalog furniture catalog at home which catalog insurance firms new catalog devoloping technology healthy catalog nutrition dress catalog up company catalog income insurance catalog and life dream catalog home create catalog new business individual catalog loan form cooking catalog ingredients which catalog firms is good choosing catalog most efficient business comment catalog on goods technology catalog business secret catalog of business company catalog redirects credits catalog in business guide catalog for business cheap catalog insurance tips selling catalog abroad protein catalog diets improve catalog your home security catalog importance

Abril 2010 Archives

El caudillo y el temperamento ovejuno de las pulgas de Max Jiménez Huete

| No Comments

Este escrito del autor costarricense Max Jiménez Huete (1900-1947) no solo describe los caudillos militares, los reyes y reinas, los gobernados, antiguos y presentes y las variantes modernas disfrazadas de democracias liberales.

El lector puede realizar sus propias interpretaciones y llegar a sus conclusiones. Esto es lo que permite la obra literaria universal, polisemántica y de calidad imperecedera.

Estimado lector disfrútelo y comenteto, sobre todo pretende ser un manjar literario en estos días que Costa Rica estrenará una reina y el antiguo rey deja su reinado. Tanto el dibujo como el texto fueron tomados del libro Jiménez Huete, Max. Obra literaria de Max Jiménez. Editorial Srudium, Universidad Autónoma de Centro América, San José, 1982. El domador de pulgas, p. 329. Novela publicada en el año 1936.

 

EL CAUDILLO Y EL TEMPERAMENTO OVEJUNO DE LAS PULGAS

                       

 

El caudillo entre las pulgas, lo mismo se producía en una república como en un reinado.

 

Una república era algo que nadie se explicaba.

 

Un reinado, era un pedazo de tierra que tenía un rey: un rey era una pulga con una corona sobre la cabeza, ese rey se juntaba con una pulga que también tenía corona, y producían una pulga heredera, y aunque los padres para acostarse se quitaban la corona, y desde luego la unión nocturna no era regia, la pulguita hijo usaría corona, y sería en el futuro un rey.

 

Lo malo era que en la mayoría de los casos la pulguita nacía sin fuerzas, ni aptitudes, ni deseos para gobernar a las pulgas, y entonces el rey se iba para otro país con el dinero del reinado. O resultaba, en un momento débil del gobierno, una pulga que haacía muchas muecas, y ofrecía cosas extraordinarias y le hablaba desde el fondo de su corazón al pueblo y prometía que en sus manos todo sería arreglado. Entonces el rey, que se sentía ya muy debilitado, se llevaba la pulga líder para su casa.

 

Poco a poco, la pulga salvadora ganaba terreno. En las escuelas lo primero que aprendía el niño, era a deletrear el nombre de aquella famosa pulga. Las pulguitas en el reinado ya no se saludaban en la forma patriarcal antigua, ya no se decían: ¿qué hay viejo, cómo te va, y qué tal por su casa? Sino ¡viva el líder! Ya no se decían con qué se habían quitado los parásitos intestinales, ningún secretillo casero para el mal de orina, sino ¡VIVA EL LÏDER!

 

Desde luego, las habilidades del líder pulga, consistían en darle muchísimo dinero al ejército, y como todos los ejércitos están formados de vestidos elegantes, les regalaba ropa nueva, y caballo nuevo. El líder personalmente, se cambiaba de uniforme varias veces al día, pero era muy cuidadoso de limpiar el reino de toda pulga que se iba haciendo famosa.

 

Cuando hacía falta suprimir una pulguita rebelde, de ésas que no quieren a los tiranos, y que dicen que el progreso es una farsa, conseguido en ese caos, a fuerza de sangre de pulguitas inocentes, el líder se encargaba de que alguno de sus propios hombres amaneciera muerto; entonces se culpaba a la pulga rebelde, del crimen, y se le mandaba fusilar. Y después se mandaba fusilar y fusilar más pulgas rebeldes, hasta que el pueblo de las pulgas terminara diciendo, que aquella pulga caudillo era un enviado de Dios.

 

La pulga líder se mostraba de vez en cuando al pueblo desde su balcón, llegaban trenes de todas partes para ver aquel espectáculo. Además debe saberse que se asomaba al balcón, y sépalo cualquier pulga de altas pretensiones políticas, no se puede ser líder sin tener balcón, hacía tres muecas y media mueca, y decía:

(Aplausos)

(La multitud grita frenéticamente).

 

Gran éxito tuvo con su discurso la pulga jefe, y todas las pulgas levantaron la pata en señal de aprobación.

 

La pulga líder repartía fotografías de su persona, fotografías de todos tamaños, algo así como las pulgas estrellas de cine.

 

Desde luego, el líder tenía que copiar de otro héroe para ser héroe, como haría cualquier artista de teatro. Entonces escogía una pulga famosa del pasado, de la cual ya no se sabía nada muy seguro y lo imitaba.

 

Por ejemplo si la pulga líder no podía ir a un acontecimiento del país, generalmente porque tenía miedo de que lo mataran, mandaba su retrato, y todos saludaban al retrato, como si estuviera la pulga, magnífica en persona, con la ventaja de que el retrato era inmortal.

 

Después de un atentado, salía sola a caballo pero naturalmente, después del atentado.

 

Como no existe pulga completa, de esa clase, sin una guerra o una conquista, el líder hacía una guerra contra el vecino o contra algunas pulguitas atrasadas en armas. Eso se llamaba extender el poder más allá de las fronteras. Y asegurarse para la historia de las pulgas, como un gran genio militar.

 

Lo malo era, que otras pulgas vecinas más cuerdas, o más adelantadas, en eso del temperamento menos ovejuno, se decían: este hombre es peligroso, ya le ha llegado la locura a un grado extremo, y entonces, lo iban cercando como quien cierra un aro.

 

La pulga líder, siempre tenía tiempo de hacer mucho daño, porque mandaba matar pulgas salvajes, de esas que comen frutas silvestres, y que le hacen heridas a los niños en la cara para retirar los malos espíritus, y que mataban tres hombres para tener una mujer, Un sistema bastante original de tener mujer.

 

A la nación de la pulga líder más y más se le cerraba el aro, y a las pulgas sus súbditos, algo se les restaba del sentimiento ovejuno, porque las pulgas negritas también mataban pulgas blancas, y ya no decían que la pulga líder era como un Dios, y hasta decían que matar a otra pulga en cualquier caso, era un asesinato.

 

La pulga de los gestos convincentes, del mando terrible, terminaba en el destierro, entonces venía una revolución en el país de la pulga liquidada, y probablemente nacía una cosa que las pulgas llamaban cambio de clases, y entonces una pulga de abajo se iba para arriba.

 

Y las pulgas volvían al temperamento ovejuno, y las pulgas de pensamiento libre se hacían serviles. Y hasta le hacían una estatua sobre un caballo, o la pulga que antes habían matado, o mandado al destierro. También la estatua podía ser de pie, con figuras, y una águila con una bandera en el pico, y unos cañones. Los monumentos de las pulgas eran muy feos pero muy significativos y muy útiles para la historia de las patrias de las pulgas.

 

Tal vez no convenga olvidar, que las pulgas dictadores, llegaban a ese puesto explotando un sentimiento religioso y nobilísimo del pueblo. En unas ocasiones quitándole al pueblo sus medios de manifestación: las iglesias y las imágenes; en otras ocasiones pactando con los poderes eclesiásticos.

 

¿Y la independencia? ¿Cuál era la pulga que creía en la independencia?

 

Roxana Castro Jiménez

| 7 Comments
 

ROXANA~1

ROXANA CASTRO JIMÉNEZ

(1950)

 

Roxana del Rosario Castro Jiménez nació en San José Centro el día 04 de abril del año 1950.

 

Es graduada en Derecho por la Universidad de Costa Rica. También realizó estudios de Periodismo y Técnicas literarias.

 

 

LO QUE HA PUBLICADO ROXANA CASTRO JIMÉNEZ

 

NOVELA

 

1. Piel de rana: 2009

2. Cuba en la piel: 2013

 

Ésta es la primera novela que Roxana escribe y publica en el año 2009.1

 

En realidad Piel de rana se estructura como una novela religiosa, cristiana, casi un testimonio lleno de aventuras.

 

Un personaje femenino narra desde una perspectiva adulta los diversos acontecimientos que la condujeron de un agnosticismo a la fe de creer en un Dios renovado, cercano al Nuevo Testamento de la Biblia. Este recorrido parte desde la infancia, donde se inician las dudas y los "poderes mentales" de este personaje. Lo inicia desde el día de su nacimiento un Viernes Santo a las cuatro de la tarde del día cuatro del cuarto mes del año. Es así como empieza un sin número de casualidades, acontecimientos extraños, coincidencias y aventuras que de alguna manera interrogan el código religioso de la religión católica. Dudas obvias, corrientes, tales como si está o no Cristo en la Hostia, si debe invocarse constantemente a Dios siempre para todo, etc. Se detalla las condiciones económicas y las vivencias de su hogar y las normas educativas de su madre y padre. Así desde niña comienza a soñar y vivir fantasías con seres del más allá y hechos un tanto sobrenaturales que la sorprenden y la llevan a inquietarse por su futuro.

 

Su paso por la escuela fue conflictivo sobre todo con la maestra y lo mismo sucedió en el colegio religioso donde cursó la secundaria. Paralelamente a los estudios de Derecho en la Universidad, realizaba lecturas de libros esotéricos y ocultistas, algunos espiritistas, practicaba el yoga, jugaba la ouija y visitaba médiums, curanderas y hasta "enviados" del más allá que con alguna frecuencia la interpelaban y la iniciaban en esos rituales.

 

Poco a poco la novela va creciendo en aventuras de esa naturaleza. Inicia un viaje por Europa, Madrid, París y en él va desarrollando su conocimiento al respecto. Una tarde en Barcelona conoce a un alemán que sería su esposo y en Madrid asiste a un hotel donde celebra su boda Oscar Arias con Margarita y son invitadas, ella y sus familiares a la fiesta.

 

La novela se desarrolla en un tiempo cronológico que va desde los años cincuentas a los ochentas. Se mezclan hechos reales, históricos o referenciales con los aparentemente sobrenaturales o inexplicables por la ciencia. Lo cierto es que desde el inicio el lector pude sospechar por los indicios que la tesis de la novela es demostrar que la verdadera religión es la concepción de Dios del Nuevo Testamento, como un Dios de amor y no el Dios vengador del Antiguo Testamento. Este es el eje que mueve todo el relato y lleva al lector por los caminos de la fe, el amor, la defensa de la naturaleza, la comprensión, la tolerancia, el bien.

 

La narración no escatima la invocación de los ángeles y se le da espacio a un capítulo para las explicaciones de un médico amigo de ella. Muestra un derroche de información sobre religiones, concepciones, etc. pero la finalidad es la misma: Dios existe y todo gira a su alrededor, el decide todo y nada se mueve sin su voluntad.

 

Es curioso pero la novela presenta una mezcla entre supersticiones, vivencias, "milagros", percepciones, premoniciones, etc. y mitos que se dan como ciertos y nunca se cuestionan, tales como el de Adán y Eva, El Edén, etc. Solo toma algunos pocos elementos dudosos para explicarlos a la luz de la visión dada como verdadera y cierta del Dios Amor.

 

Desde el punto de vista literario la novela no ofrece nada nuevo ni sorprendente. Está bien escrita pero su estructura es lineal, monofónica, testimonial y de aventuras con una finalidad expresamente católica y confesional.



1 Castro Jiménez, Roxana. Piel de rana. Ed. Uruk, San José, 2009

 

 

Alejandro Torijano Chacón

| 1 Comment
 

 ALEJANDRO TORIJANO CHACÓN

(1966)

 

Alejandro Gerardo de la Trinidad Torijano Chacón nació en El Carmen, San José el día 07 de febrero del año 1966.

 

Desde muy joven se marchó a estudiar a la Unión de Repúblicas Socialistas. Es graduado como Master en Ciencias Agrícolas de la Universidad de Kiev, Ucrania.

 

Desde muy  joven se ha dedicado a escribir poesía y relatos acerca de sus propias vivencias.

 

En la actualidad, es asesor en La Asamblea Legislativa de Costa Rica y escribe sus comentarios y obras por La Red en el sitio Yoescribo.com.

 

Marcela Cantero lo describe así:

 

 mcantero@nacion.com

Alejandro Torijano se cansó de esos concursos de novelas con seudónimos, cuatro copias a doble espacio y papel especial.

 

Por eso, aprovechó su fiebre de navegar en Internet y buscó una mejor opción para presentar sus trabajos. Fue así como encontró la página  Yoescribo.com y, sin pensarlo, puso en línea su novela El espejo habitado.

 

Su historia no solo es la más leída, hasta el momento, entre otros autores de habla hispana, el costarricense también obtuvo el segundo lugar de un certamen organizado por los patrocinadores de esa página, con sede en España.

 

"Es una historia autobiográfica cuyo personaje central es Nago Valverde. A través de él cuento mis viajes de adolescente a Estados Unidos y, luego, a la desaparecida Unión Soviética durante la época de la Guerra Fría", contó el escritor, de 45 años,.

 

Él trabaja como asesor en la oficina de Servicios Técnicos de la Asamblea Legislativa.

 

Torijano estará el 29 de setiembre en la isla de Mallorca, en España, para recibir su premio de $1.000 (unos ¢368.000).

 

De un lugar a otro

 

La vida de Torijano ha sido un vuelo de larga distancia.

 

Oriundo de San Marcos de Tarrazú, se trasladó a la capital para marcharse, más tarde, a Estados Unidos.

 

Allí hizo la secundaria, mientras estaba en casa de unos familiares. "Me tocó vivir la última etapa de la época de los hippies, cuando la droga estaba por todos lados y muchos jóvenes morían por sobredosis".

 

Torijano volvió a Costa Rica solo para abordar otro avión con destino a la ciudad de Kiev, en Ucrania, pues obtuvo una beca para estudiar Ciencias Agrícolas. "En ese entonces tenía 19 años y me encontré con una cultura totalmente diferente, donde los ideales socialistas no existían pues una mafia era la que vivía como ricos".

 

Él siempre tuvo interés por las letras. A los 8 años, su madre le enseñó a declamar y cuando su padre descubrió su talento lo llevó a escuelas y cárceles para presentarse en esos lugares.

 

"Empecé a escribir desde muy joven pero nadie se daba cuenta", recordó.

 

Dice que tardó una década en escribir El espejo habitado y que, al principio, tenía unas terribles faltas de ortografía porque pasó casi la mitad de su vida hablando en inglés y ruso, mientras estudió fuera del país.

 

Padre de dos hijas, durante mucho tiempo fue de esos bohemios que amanecen arreglando el mundo.

 

Ahora sale mucho menos, pero disfruta siempre de una buena plática. "Soy muy chismoso, si uno no es curioso no puede producir ideas ni dar propuestas", explicó sonriente.

 

Como todo escritor, su sueño es que su obra pase de las páginas de Internet al papel, por eso, trabaja con entusiasmo en una nueva novela

 

LO QUE HA ESCRITO ALEJANDRO TORIJANO CHACÓN

 

NOVELA

 

1. El espejo habitado: 2002

2. Ladrón de noches: 2009

 

La primera novela que publicó este escrito es El espejo habitado, y lo hizo en el año 20021.

 

Es una novela biográfica.

 

Tres aves, tres vuelos se dan cita en esta historia cuyo personaje central es Nago Valverde.
Se explican los viajes a USA y La Unión Soviética, durante la época de la guerra fría.


Los vuelos hacen que Nago tenga una mutación en relación al concepto del ser humano.

José León Sánchez Alvarado comenta esta novela en el Semanario Universidad el Jueves, 11 de marzo de 2004.

 

"Después de cosido el tiempo, en una mañanita henchida de mañanitas, el viejo camión dejó a la familia Torijano en algún rincón cerca de las piedras por donde el río Parrita inicia ese interminable arabesco de espuma y sonoridad.

 

La familia Torijano-maestra la madre, el padre maestro- llegaron guiados por la esperanza de una tarde mejor.  Así se inicia esta hermosa presentación que nos hace el chiquillo de entonces-ingeniero escritor de ahora-en esta novela "El Espejo Habitado"  que ha ganado en España un premio literario de indiscutible mérito.  Alguna vez se ha escrito y no basta repetir para que el pensamiento ayude o "desayude" a los que se inician en el camino áspero, obscuro, más que ingrato, de escribir. Sendero literario en donde si el autor nació sin una estrella de arte, caminos e intentos narrativos pueden llegar a ser diestros, pero jamás lúcidos, poéticos, o sencillamente hermosos.

 

La página primera y última del libro se inicia en San Marcos de Tarrazú.  Es el camino de los Santos, veredas del sur.  Inmerso en una dosis de dulce poesía con asomos de logros que encantan al lector.  Torijano nos narra la vida, vidas, tardes, de un tiempo bucólico.  Llegan y se van, vienen y se tornan a ir las lluvias, y el niño personaje empieza a crecer.  Aprende una a una y todas juntas, lo que es la redondez de un día en un pasar de pobre donde en verdad esa pobreza hasta se puede cortar -igual que al queso- con el filo de un cuchillo.  Y ya no es posible dejar de leer.  Ya es el momento en que Torijano conocedor de todas las técnicas de la novela, nos ata y desata en un piélago de metáforas, símiles, versos, para hacer nacer y renacer a sus personajes.  Y de un instante a otro la novela se aleja del rubiedal campesino y nos sumerge de una más increíble ciudad en Estados Unidos.  Lejos se han quedado para el joven el rizoma del ayer y está ahí para saber otro concepto de la geografía del niño negro, el latino, el chicano, el pocho.

 

Transferir la técnica de la novela así casi sin avisar al lector, no es artesanía de tontos.  El personaje se hace nebuloso, aprende la droga, el sexo, la lección de un mundo donde el corazón del joven no encuentra horizontes.

 

Es la técnica del escritor que se purifica, se agranda, se ensancha y también nos compromete.  Conocemos la política pedagógica de un mundo que ni siquiera creíamos que pudiera ser. Torijano, el  escritor, no se compromete. Deja que sea el lector quien reciba y recicle -si puede- su parte de compromiso.  Existe ya en el último momento de un viaje en autobús, la figura de un personaje uniquísimo.  Es una mujer, una niña, un número marcado por el desafuero de todos los males.  Es una niña-mujer que no entiende del pecado.  En verdad Torijano nos repite en la novela que el pecado no existe.  La forma en que Torijano hace huir a esta niña desde las gradas un autobús hasta la calle sin fin, sin esperanza, con el vientre lleno de semen, es uno de los grandes logros en esta novela que de seguro ha impresionado a los jurados españoles al otorgar este premio literario.

 

El lector sin previo aviso, puede que en un plan establecido del escritor, se aboca de nuevo a otra sorpresa: el personaje llega hasta una universidad en la Unión Soviética en la ciudad de Ucrania.

 

El paisaje cambia. El personaje se nos hace disímil.  La pedagogía universitaria es diferente.  Sabemos que la universidad no es casa que se hizo para los tontos, perezosos, mediocres. Y además que una Universidad no es y no será jamás un lugar para que puede surgir la democracia.  La universidad de esta novela es selectiva.  Como debe de ser una universidad.  En donde no exista campo para los haraganes, los mediocres, los abusones, los limpios del coraje.  Y este personaje que conoció la cruda en un colegio de América del Norte, está aquí en la Unión Soviética.  Y el lector se pregunta: ¿por qué hemos llegado hasta este lugar,  y que hacemos nosotros los lectores en este mundo de mujeres bonitas, hombres extraños?  La respuesta es nada.  Enhebrar tres mundos diferentes debe de ser duro trabajo para un escritor, unirlos como se hace en una sinfonía, es logro de pocos hombres y mujeres meritorias en el oficio de escribir libros.

 

Nos es dable pensar en los aprietos del jurado. Y más importante aún en un miembro del jurado en España.  Alguna vez escuché a mi maestro Camilo José Cela narrar lo que hace un jurado

 

---Coño, llegan mil libros: ¿Cómo diablos se ha de hacer para leer mil libros?  Nadie lo hace:  se toma un ejemplar concursante y se lee la primera página, solamente una página.  Oraciones, palabras, sentido y propósito de esta sola página no dirá si la obra es buena o mala y acaso el autor tiene o no el oficio.  De no haber dominio en ese paso, no es necesario leer más.

 

Alejandro Torijano finaliza su novela con la idéntica ternura desde hace miles de palabras atrás nos enseñó en el inicio de la novela.  El personaje regresa de la Unión Soviética, bajo el brazo trae un título que se ha tragado con hondo amargor.  Es un ingeniero agrónomo.  Ducho en luces que emanaron los sabios en cátedra y sombras que da el vodka.  También carga sobre los ojos una cadencia interminable de silencios.  Costa Rica no es la tierra-la patria pequeñita desde donde él salió ocho años antes-. Todo ha cambiado. La mediocridad, la fantasía y el aburrimiento imperan por todo lado. Los mediocres, tontos y atolondrados dominan la política y por ende el destino del personaje, el suyo, el mío, dicen y ordenan boberías sobre el alma de los costarricenses.

 

Encuentra una nación donde todo se maneja con ejecutivos extranjeros.  Han nacido palabras como maje, pura vida. En la Universidad una palabra repetida y repetida se convierte en el evangelio de la juventud ya no estudiosa: que mae, más mae,  ese mae.  Los profesores visten mal, estilo chatarra, su metalenguaje es pobre y casi nulo.

 

Alejandro Torijano tiene a su haber la lección de la pobreza, el éxito, también compartir los sueños.

 

Cuesta mucho -anota- en palabras pregonadas fuera del libro-lograr una mano para compartir un sueño.  Se comparte un carro último modelo, una finca, una casa lujosa, un anochecer en la playa.  Para compartir un sueño se requiere alma, mucha alma...

 

En verdad el personaje de la novela siente la necesidad de redimir  el tiempo.  Es ducho en libros, puterías, drogas, amistades haraganas.  Ya sabe -lo sabe- el valor que encierran los ojos de una mujer-mujer como aquella que pregonaba el Rey David.  Ha llegado a la última página de la novela El Espejo Habitado. Es la hora de la hora.  La hora de nadie.

 

Toma sus libros (los únicos amigos que en verdad duran para siempre) sube a un bus y se dirige por la ruta de San Marcos de Tarrazú, camino de los Santos, hasta el lugar donde el río Parrita es tierno como una madeja de seda, dulce como el mirar de una mujer y tierno como el recuerdo de un beso".

 

Ladrón de noches es su segunda novela y la publicó en el año 2009.

El autor costarricense de YoEscribo.com, Alejandro Torijano, ha visto publicada su nueva obra Ladrón de noches por la editorial Andrómeda en Costa Rica.

 

Torijano, fue ganador de un accésit del I Premio de Novela YoEscribo.com en 2002, con su obra El Espejo habitado, que se encuentra a la venta en la librería de YoEscribo.com.

 

En su nueva obra "Torijano describe, paso a paso, su recorrido desde que, de regreso en su patria después de compartir su vida con el mundo beatnik y la sociedad soviética (y sus hermosas mujeres), vive intensamente el trasfondo josefino y los majestuosos paisajes sureños, en busca de un ansiado retorno a sus orígenes.

 



1 Torijano Chacón, Alejandro. El espejo habitado. Ed. Andrómeda, San José, 2002.

La Poza de la Sirena de Manuel Argüello Mora

| 1 Comment

LA POZA DE LA SIRENA

 

Cerca de la confluencia de los ríos Virilla y Tiribí existe un paraje delicioso. En ese valle, que indudablemente fue formado por el lento trabajo de la corriente del Virilla, existía hace algunos años una pintoresca casita de dos pisos. Pequeña, pero aseada a la holandesa, aquella morada parecía un nido que las ninfas del río hubieran fabricado para su descanso. Las celosías verdes y las paredes blancas de la casita, contrastaban agradablemente con el fondo sombrío que la selva le formaba. El valle entero tomó el nombre que primitivamente formaba solo se daba al brazo del río que pasaba frente a la habitación que hemos escrito: Poza de la sirena, primero, y después, Valle de la Sirena. El origen de este nombre, dicen los labradores de las cercanías, proviene de una aparición que periódicamente conmovía a las gentes que por allí pasaban. Se asegura que todos los años, el 15 de agosto, día de la Asunción, a ciertas horas de la noche, sale de la poza una sirena, o sea, una lindísima joven con los cabellos sueltos, con el medio cuerpo superior de mujer pero de la mujer que era Venus, y el otro medio cuerpo inferior con la forma de un pescado. Esta sirena inofensiva había sido vista por muchas personas.

 

Pero, volvamos a nuestra casita y ocupémonos de las gentes que la habitaban.

 

Hacía dos años aproximadamente, que una familia compuesta de tres personas se había instalado en ella y sin otra compañía que la de una cocinera y un criado, se deslizaba tranquilamente la existencia de aquellos seres.

 

Arturo, el amo de la casa, joven de veintiocho años, se había casado hacía cuatro con Aurelia, que contaba diez y ocho abriles, y con más encantos físicos y virtudes que abriles. Ésta fue agraciada por la Providencia con una niña, Julieta, tan llena de gracia y belleza infantil, que bastaba ella sola para llenar todos y cada uno de los momentos de la existencia venturosa de ambos esposos.

 

En efecto, Amelia, amaba a Arturo y adorando a la pequeña Julieta, era tan feliz cuanto es posible serlo de tejas abajo. No así Arturo, cuyas aspiraciones hacia lo desconocido le infligían un malestar que él mismo no se explicaba. Sin otros bienes que aquella casita con cuatro manzanas de terreno medio cultivado y una renta de ciento cincuenta pesos mensuales que le producían el interés de la suma de quince mil pesos colocados con entera seguridad, sus ensueños de la adolescencia le habían acostumbrado a esperar una gran fortuna; organizado además, como la generalidad de los hombres de su casta y habituado a la idea de que él era destinado a sobreponerse y dominar a los demás hombres, no podía menos que resentirse en aquella quietud, de aquella dicha monótona e ignorada y, por lo mismo, no envidiada de sus semejantes.

 

Amelia solo temía que aquella situación tuviera un término, y no se figuraba nada más venturoso que la prolongación indefinida de tan dichosa existencia. Arturo y Julieta eran su vida, su amor, su destino final. Amelia y Julieta eran para Arturo una compensación insuficiente de la falta de gloria, de poder y de bienes de fortuna. A su pesar demostraba con su tristeza y sus frecuentes distracciones, que en su corazón o en su cerebro había un vacío que carcomía su cuerpo y oscurecía su alma.

 

Arturo, que no se daba exacta cuenta de su anormal humor, consultó al doctor Weber, grande amigo suyo, quien sin comprender el mal le dio unas pastillas, aconsejándole que las tomara cuando se encontrase atacado por aquella semi-enfermedad.

 

Así transcurrieron dos años. El 15 de agosto de 1880, después de tomar el se te sintió con un redoblamiento de tristeza que no pudieron impedir ni las delicadísimas atenciones y cariños de su esposa, ni las inocentes coqueterías y dulcísimas sonrisas de Julieta, al grado de hacer exclamar a la niña: "Papá, tú no eres amable conmigo, como lo es mi mamá; no me mires tan bravo porque me das miedo; siéntate y juega conmigo y te amaré igual que a mi mamá Amelia". Inútiles llamamientos. Amelia y Julieta se retiraron a descansar, y Arturo, taciturno y alelado salió de su casa e inconsciente, casi maquinalmente, dirigió sus pasos hacia el río. Cuando hubo llegado a la orilla de la Poza de la Sirena, se sentó en una piedra, y miró sin ver la superficie azul de la poza y escuchó sin oír la corriente del Virilla. Sonaron las doce de la noche y recordó nuestro amigo Arturo el remedio que le obsequió el Dr. Weber. Sacó una cajita de oro, tomó tres pastillas que en ella había, y las puso en la boca. Cuando había absorbido su contenido, le pareció que el agua de la poza se movía en remolinos...Una espuma blanca cubrió los círculos móviles que formaban las ligeras ondas, y ... del fondo del río salió una hermosísima mujer desnuda, solo cubierta la parte superior de su cuerpo con los sedosos cabellos de aquella criatura celestial. A media agua notó que se movía la cola de un pescado que hacía las veces de la parte inferior del cuerpo de la Sirena.

 

Lo que siguió lo copiaremos de un libro en que Arturo consignó los sucesos de aquella noche inolvidable.

 

*

 

"Mis ojos se clavaron involuntariamente en los de aquella encantadora visión que tenía delante de mí. Ella me miraba con tal fijeza y había tanto amor, tanta bondad y dulzura en su expresión, que no pude articular palabra; pero me arrodillé ante ella y alargué los brazos como implorando su compasión. Luego, con una voz cuyo metal argentino conmovió todo mi ser, me dijo:

 

"_Arturo, tú no eres feliz porque tu alma está agitada de vehementes aspiraciones a la gloria, al poder y a la posesión de grandes riquezas con las cuales se consigue a veces lo segundo y alguna vez lo primero. Yo te otorgaré todo cuanto deseas; serás inmensamente rico; tu aspecto físico será simpático, bello y gracioso; las mujeres te adorarán y los hombres te temerán y respetarán: serás el primero entre tus compatriotas, y los dominarás con tu elocuencia, tu talento práctico y tu prestigio: gozarás de perfecta salud y tu nombre será enaltecido y venerado por todas las naciones. Cuando mueras te dedicarán estatuas y altares donde te adorarán como a un semi-dios. ¿Estás contento; tienes algo más que pedirme?

 

"_ No -exclamé yo, arrobado y alelado de placer-. Seré el más dichoso de los nacidos, si lo que me pidas en cambio de tantos dones, puedo yo conseguir hacerlo.

 

"_ Nada te pido en cambio -replicó la Sirena -, pero nunca tendrás otra cosa que lo que te he ofrecido.

 

"Al concluir estas últimas palabras se sumergió en el agua mi bondadosa Sirena y la superficie de la poza quedó tersa y tranquila como antes.

 

"Entré a mi casa y me acosté con el corazón y la cabeza henchidos de esperanza y felicidad.

 

"Frente a mi escritorio había un espejo en el cual, antes de desvestirme noté con gran placer el reflejo de mi persona. Con las mismas facciones y disposición exterior que me eran naturales, observé con sorpresa que toda mi figura y movimientos tenían una gracia y suavidad que atraían la voluntad, arrebataban la simpatía.

 

"Un sueño tranquilo y no interrumpido se apoderó de mi ser hasta la aurora del siguiente día".

 

Segunda parte

 

"Al día siguiente, al despertar, sentí una ligereza de cuerpo y de espíritu anormales. Amelia y Julieta me acariciaban a porfía y me enseñaba la primera un diario en la capital en el cual se hablaba de mí en los términos más encomiosos, proponiéndome como diputado en representación de mi provincia.

 

"En mi cuarto encontré una enorme caja de hierro, que abrí y cuyas gavetas estaban llenas de billetes de banco, de monedas de oro, y una, con piedras preciosas. Lo que más me asombraba era que aquella novedad no fuera notada por mi esposa e hija, quienes hablaban de aquellas riquezas como se siempre hubieran estado allí.

 

"No me detendré a detallar mi vida desde que amaneció el día que siguió al encuentro con la Sirena de la poza. Fabriqué casas, semi-palacios en la ciudad, lujosas villas en el campo. Establecí y crié industrias desconocidas en el país. Favorecí y levanté familias pobres, prestándoles capital y crédito, y al cabo de dos años se me llamaba: Arturo el benéfico, el magnífico; era el hombre apreciado y querido por las masas. Mi candidatura a la Presidencia de la República tenía todas las probabilidades de triunfar sobre la del Gobierno, por ser éste mi deudor por grandes sumas, y por servicios importantes. ¿Qué faltaba para mi completa  dicha y felicidad? Bienes de fortuna, ambición satisfecha, salud completa".

 

Tercera parte

 

¿Era dichoso con todo esto el marido de Amelia?

 

Sí lo fue, cuanto se puede ser en este mundo, durante diez y ocho meses. Al cabo de este tiempo la pequeña Julieta empezó a palidecer y a marchitarse.

 

En vano se agotaron los recursos que traen consigo enormes riquezas y un gran prestigio. Médicos llamados de fuera, consultas a celebridades de la ciencia médica; todo fue inútil; la preciosa y simpática niña caminaba a su fin con la sonrisa en los labios y la tristeza en el corazón.

 

Una consunción de pecho adquirida a causa de un temblor de tierra que conmovió durante diez segundos la ciudad de San José a las tres de la madrugada, hizo perder la cabeza a Amelia y creyendo salvar a su hija de una muerte segura, la sacó de su cama en donde traspiraba abundantemente, y solo cubierta con una sábana, la condujo a la calle, húmeda y fría esa noche, a causa de un vendaval del sur.

 

¡Cuánto lamentó Arturo no haber pedido a la Sirena la salud para los suyos! Mas ya era tarde. Él creyó que con mucho dinero y mucho poder, todo podría conseguirse, y se manifestó satisfecho con las promesas de la Sirena del Virilla, entre las cuales estaba la salud de él, y nada dijo de los suyos.

 

El 15 de agosto de 1882 se acercaba. Julieta hacía días que sus fuerzas no le permitían abandonar el lecho. Arturo y Amelia no salían de la casa. Sentados a la orilla de la cama de la niña, pasaban los días y las noches contemplando aquellas formas angelicales que pronto desaparecían. Lo que tiene de más terrible esa enfermedad que diezma los países del norte de América y Europa, es la completa conservación de las facultades intelectuales de sus víctimas. Así es que el atacado de los pulmones, ve paso a paso acercarse el momento supremo de la disolución final. Julieta con voz débil y dulcísima consolaba con piadosas mentiras a sus desventurados padres, asegurándoles que se sentía mejor y que pronto estaría buena. La víspera del 15 la adorable niña preguntó a la mamá con un gesto que más bien que sonrisa parecía una contracción producida por el dolor, con que la festejaría  en su cumpleaños que era el día siguiente. La madre no pudo contener el llanto y salió precipitadamente del cuarto, para que la enferma no lo notara. Cuando Arturo entró poco después con Amelia, Julieta movía una mano en ademán de despedida y miraba fijamente hacia la puerta. La manecita cesó de moverse y los ojos de brillar. Los besos de sus padres se posaron solo sobre su cadáver de la que fue Julieta.

 

El 15 de agosto se depositaron en el panteón de esta ciudad los restos de la pobre tísica y con ellos la felicidad de Arturo y Amelia.

 

Muerta Julieta, la vida de Arturo y Amelia fue de continuo dolor, de profundo pesar. Ambos maldecían las riquezas y la popularidad del primero. ¿Para qué todo eso? Las villas, los palacios, los lujosos muebles solo recordaban la pasada dicha. Sin Julieta todo era frío, triste, sin objeto. Amelia lloraba y alternaba las lágrimas con la oración. Arturo sufría más quizás, porque su sufrimiento  no tenía una válvula que lo dejara salir al exterior. Días enteros los pasaba recorriendo silenciosamente los lugares preferidos por Julieta; o inmóvil contemplando como una estatua un punto fijo en el horizonte, o en el estrellado cielo, Ambos preferían la habitación de la Poza de la Sirena, sin explicarse por qué. Un año, largo como un siglo, transcurrió para esta desgraciada pareja sin darse cuenta del tiempo; pero con un deseo, cada día renaciente, de concluir con existencia tan dolorosa y seguir a Julieta en su desconocida morada. Y como todos los plazos se cumplen, el día 15 de agosto llegó y pasó. A las doce de la noche, se dirigió Arturo desesperado y presa de un dolor sin nombre, a la Poza de la Sirena. Las lágrimas bañaban su rostro y a través de ellas vio que el agua de la poza se movía y de ella salía la misma mujer-pescado, con su bello semblante siempre sereno y lleno de bondad. Pero Arturo solo vio en aquella aparición un ser sobrenatural impotente y engañoso, puesto que no pudo o no quiso conservarle su hija, y exclamó:

 

_Maldita mujer o demonio que me ofreciste la felicidad y me la vendes a cambio de la pérdida de Julieta; quítame todo lo que me has dado, recoge tus riquezas, arrebátame el prestigio y el respeto de las gentes. En cambio de la vida de mi hija te doy aun lo que tenía hace dos años. ¡Cúbreme de enfermedades, y atráeme el desprecio de todos; pero devuélvame mi tesoro, mi Julieta!

 

_ Así será -contestó la Sirena- Mañana serás lo que eras el 15 de agosto de 1980; pero la lección que te he dado, te será provechosa porque, por experiencia propia, conoces cuán vanos son los decantados bienes que tanto se codician. Ya no te fastidiarás, ni te afligirá la medianía de tus haberes, y ahora sí serás verdaderamente dichoso, porque la felicidad solo la pueden dar los goces del corazón. El hombre que posee bienes suficientes para no vivir de la dependencia de otra persona, tiene elementos indispensables para ser feliz. La vida puede ser agradable sueño para el que ama y trabaja. He ahí dos talismanes contra el fastidio y el dolor: amor y trabajo".

 

La Sirena desapareció en el agua y Arturo se retiró a su curato.

 

*

 

Durmió toda la noche y fue despertado el 16 de agosto por la alegre voz de Julieta, que en compañía de Amelia traía el café a tan dormilón papá, "¿Que tenías esta noche que has dormido tan agitado? ", preguntó la esposa a Arturo. "He sufrido una horrible pesadilla querida mía. Al acostarme tomé las pastillas de bastciz que me regaló el Doctor Weber y ese narcótico me ha hecho soñar cosas...que no quiero recordara".

 

En efecto, lo de la Sirena, las riquezas, el poder y la muerte de Julieta, todo era un sueño producido por el bastciz En vez de dos años, solo había transcurrido la noche del 15 de agosto de 1880, y hoy se encontraba en la mañana del día del mismo mes y año.

 

 

Pero la impresión que a Arturo causó la segunda parte de su sueño fue tal, que nunca más aspiró a otra cosa, que a aumentar con el trabajo su pequeño capital, a cuidar y conservar los dos seres que componían su familia. Amelia bendijo el bastciz que le devolvió la atención y la dicha de su marido, despojándolo de las distracciones y fastidios que una loca ambición le producían.

 

A pesar de estar convencido Arturo de que lo de la Sirena fue un sueño, la poza y sus alrededores le causan una impresión que cada día se debilita; pero es intensa los días 15 de agosto.

 

Cuidado, pues, lector de mi alma, con las pastillas de bastciz y procura sacar de esta novelita, la moralidad que en ella pudiera seros útil.

 

 

ALGUNAS OBSERVACIONES

 

 

Es un relato y no una novelita, tal y como lo afirma el mismo escritor.

 

La estructura es fácil de especificar. Se parte de una situación inicial, en este caso negativa ya que el personaje principal Arturo sufre, no es feliz a pesar de lo que posee, una esposa y una bella hija y bienes suficientes para vivir. Ello abre un proceso de mejoramiento por parte de Arturo. Visita la Poza de la Sirena y luego de contactarla, ésta le brinda lo necesario que él pide. La Sirena se convierte en el personaje aliado de Arturo, una especie de elemento mágico que le resuelve con creces su conflicto. Así vive en alegría durante casi dos años pero de nuevo aparece la adversidad en la enfermedad de su hija que la lleva a la muerte. Ante esa situación Arturo vuelve a contactar la Sirena y ésta recibe todo lo que había dado a él y le restituye la vida a Julieta. Ahí podría terminar el cuento, pero se abre la explicación racional. Todo había sido un sueño o pesadilla debido a las pastillas que recetó su amigo el Doctor Weber. El cuento termina entonces con moraleja incluida: Vivir contento con el trabajo y el amor de la familia. No ambicionar riquezas materiales.

 

¿Será cierto que la riqueza material es incompatible con la riqueza espiritual? No pareciera verdad sino una falacia. Es más bien una especie de consolación.

 

La explicación racional de los hechos elimina el mundo maravilloso y lo convierte en lo que Todorov llama "Lo Extraño". Este servidor prefiere llamarlo "Lo sorpresivo", aunque no esté tan feliz con ese término. Pienso que es mejor porque explica la reacción del lector en forma más clara y contundente. En lo maravilloso el lector acepta lo sobrenatural como tal y convive con ese mundo sin inmutarse. Sabe que es de esa naturaleza y en él todo puede suceder por más fantasioso que sea. En "Lo Sorpresivo" o extraño el lector recibe de parte del autor una explicación racional de los hechos y eso en muchas ocasiones le resta encanto y fantasía al relato. Mejor, a nuestro juicio sucede en lo "Fantástico" que no existe esa explicación y queda en el lector "La Duda" que lo intriga más. Por lo tanto este relato pertenece al género de lo "sorpresivo" o extraño.

 

Muchos relatos se han escrito después bajo esa modalidad, acordemos el cuento de Joaquín García Monge "Una extraña visita".

 

También esta temática moral es motivo artístico del cuento "La pata de mono", solo que ese relato es un excelente ejemplo de lo fantástico.

 

Podríamos afirmar que este es el primer relato de la modalidad de lo "Sorpresivo o extraño" pues fue publicado en el año 1880 en pleno Romanticismo. Ello explica también el uso de la Sirena, un ser mitológico propio de Grecia y que se conoce en la Odisea. Las leyendas de Costa Rica se inscriben en el género Maravilloso y sí poseen la clara máxima de culpa castigo y moraleja al final.

 

 

 

 

 

Powered by Movable Type 4.23-en

About this Archive

This page is an archive of entries from Abril 2010 listed from newest to oldest.

Marzo 2010 is the previous archive.

Mayo 2010 is the next archive.

Find recent content on the main index or look in the archives to find all content.